Mientras la tarde se disponía a caer en la localidad de San Lorenzo, a unos 10 minutos de Salta capital, familiares y amigos de Johana Martínez (23) lloraban la muerte de la joven mientras velaban su cuerpo en la casa de su madre. El lunes, entre las 22.30 y las 23.30, un misterioso crimen se produjo en el barrio Islas Malvinas donde Juan Nazareno Pérez (23) apuñaló a la joven y luego intentó quitarse la vida. Se trata del séptimo femicidio en Salta en lo que va del año.
"La primera versión que surgió, según contaron familiares del agresor, el tal Juan y supuesto homicida, fue que Johana se había caído y terminó lesionada. Sin embargo, en el hospital el médico dijo lo que le había pasado. Cerca de las 7 -de ayer- la fuimos a ver y Johana estaba viva, en estado crítico pero con vida. La tuvieron que operar de urgencia, tenía dañado cinco órganos, según el médico. Horas más tarde falleció", contó uno de los tíos directos de la víctima, Daniel Borja.
El violento hecho ocurrió en la casa del acusado, donde vivían ambos en concubinato y la familia de él. Aide Borja, madre de la víctima, le contó a El Tribuno que "Johana vino cerca de las 22 -del lunes- para dejarme mercadería, no llegamos a hablar mucho, me dijo que iba a volver y no volvió más. La noté algo triste", expresó. Cargada de angustia, la mujer dijo no saber el motivo por el que mataron a su hija al tiempo que clamó justicia. "Pido que se haga justicia sabiendo que a mi hija no la voy a ver más, quiero saber el motivo de su muerte".
"En esa casa -de Juan- sabían lo que lo le hizo a mi hija, no me quisieron decir. Una de sus hermanas sabía porque fue con ella -con Johana- al hospital" (Aidé Borja)
Según lo expresado por la madre de Johana y por uno de sus hermanos, la causa más cercana al femicidio cometido por Juan Pérez tendría que ver con sus celos y el hecho de no poder controlar absolutamente todo en la vida de su compañera. "Ella me contaba que él era muy celoso, no la dejaba andar sola por ahí por celos. Ella tuvo un hijo con otro muchacho y el niño vive conmigo, al parecer la tenía amenazada porque venía muy poco a ver a su hijo, andaba siempre apurada, capaz le tenía miedo. Me llegó a contar que él la celaba incluso con sus cuñados", contó y agregó a modo de hipótesis: "Junto a su hijo ella fue a ver a su exesposo -padre del niño- quizás por eso él -por Juan- pudo haberla celado y se enojó porque no la dejaba ir sola a ese lugar".
En alguna oportunidad cuando Johana llevó a Juan Nazareno Pérez a la casa de su madre, el comportamiento del muchacho fue normal. "Nunca notamos que fuera violento o algo raro, me acuerdo que antes de llevarse a mi hija a vivir con él le dije: "lo único que quiero es que no le hagas daño, que la cuides mucho'' y me respondió que antes de hacerle algo a mi hija se cortaría las manos". Algo de premonitorio hubo en ese diálogo entre la madre de Johana y Juan Nazareno, la tragedia deambuló entre líneas en esa charla, entre una madre pidiendo por el cuidado de una de sus tres hijas y el joven yerno, quien hoy debería declarar ya que está sospechado de haber matado a su pareja.
“Se la llevaron a la sala de primeros auxilios y después al San Bernardo, ahí en el hospital nos informan que ella -Johana- tenía un puntazo” (Daniel Borja, tío)

Desviar los hechos

Minutos después de sucedido el trágico femicidio, según fuentes policiales la familia de Juan dio una versión distinta de los hechos. Contó que mientras ella se duchaba en el fondo de la casa, ubicada en Mariano Moreno 26, a media cuadra de la vivienda de la Aide Borja, en un baño precario resbaló, cayó y se hizo una herida. Johana fue trasladada primero al Centro de Salud de San Lorenzo y luego derivada al San Bernardo donde, según el diagnóstico del profesional, la joven madre tenía "herida de arma blanca en tórax".
Minutos después de trasladar a la joven convaleciente, efectivos de la villa veraniega de San Lorenzo tuvieron que mandar un nuevo móvil ya que Juan Nazareno Pérez, arrepentido por lo sucedido, intentó quitarse la vida y se ahorcó. De inmediato fue trasladado al hospital zonal donde quedó internado y con custodia policial.
Según información oficial, hoy debería declarar ante el fiscal que atiende la causa de Graves Atentados contra las Personas 1, Pablo Rivero.

La 5ª de ocho hermanos

Johana era la quinta de ocho hermanos -tres mujeres-, trabajaba como empleada/secretaría de la doctora María Sofía Poma, quien estuvo presente en el velatorio que se llevó a cabo ayer por la tarde en la casa de la madre de la víctima, ubicada en Mariano Moreno 19 del barrio Islas Malvinas.
7 víctimas de violencia de género en Salta en lo que va de 2016
Daniela Martínez, Claudia Campos, Delia Lamas, Leticia Zarapura, Marianela Gracioni, María Guzmán y Martínez.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora