El planeta está lleno de fenómenos geológicos que resultan raros, extraños o singulares. Precisamente esta cualidad los hace llamativos para un público más amplio que el estrictamente académico.
En nuestro país, en Tandil, fue famosa una curiosa "piedra movediza", trapezoédrica, que se balanceaba lentamente sobre otra que le servía de soporte. Las leyes de la física habían logrado un equilibrio entre los dos grandes bloques. Ello era posible gracias a un largo proceso de erosión, en una zona de extremadamente baja sismicidad.
Por el contrario, en el norte de Chile hay unas "piedras molino", que son bloques que a raíz de los fuertes sismos del pasado saltaron en un mismo lugar y aplastaron cientos de veces el suelo hasta convertirlo en harina de roca.
El desierto extremo y la recurrencia de sismos de alta energía hicieron posible ese raro fenómeno.
Tampoco dejan de ser curiosos los "glaciares de arena", que se dan en algunas regiones de dunas trepadoras en pendientes de serranías áridas. Hay algunos de ellos en la zona de Corral Quemado (Catamarca). Las arenas se mueven pendiente abajo como si fueran glaciares. O mejor aún las raras dunas musicales, arenas que tienen la propiedad de emitir sonidos en una extraña sinfonía natural.
El Huancar de Abra Pampa (Jujuy) y el cerro Bramador en el norte de Chile son dos ejemplos de estas curiosas dunas musicales.
La sal de roca tiene también características muy especiales y una de ellas es que puede fluir y ascender cuando las capas quedan enterradas a gran profundidad.
En ese caso van a formar domos o diapiros. Un tipo especial lo constituyen los "glaciares de sal" en los Montes Zagros de Irán. Allí la sal llega estrujada a la superficie y se derrama en forma de glaciares.
Otro fenómeno curioso son los géiseres y su regularidad horaria. Cada cierto tiempo expulsan a distintas alturas gruesos chorros de agua caliente. Uno de ellos es el "viejo fiel", en el parque nacional Yellostone en Estados Unidos. A una hora determinada produce una erupción de agua caliente que resulta un espectáculo y un privilegio para los turistas que lo visitan y que coinciden con el fenómeno. Un chino dejó caer un jabón en uno de esos géiseres y se produjo una violenta e involuntaria erupción.
Otro fenómeno extraño es el de las piedras que se mueven solas en el Valle de la Muerte en California. Allí sobre superficies de lodo seco se ven bloques que se han movido en solitario algunas decenas de metros y han dejado claramente una huella tras ellos. Hubo muchas interpretaciones pero hasta ahora ninguna resulta convincente.
Una curiosidad es la caída de rayos sobre las dunas de arenas.
Las arenas se funden y se convierten en un vidrio llamado lechatelerita, que es una forma de sílice formada a alta temperatura y a presión ambiente.
Dichos vidrios adquieren formas de tubos, a veces ramificados, y se conocen como fulguritas. Tienen que ver con las "piedra rayo", populares en la medicina tradicional de los kallawayas, médicos del antiguo imperio Inca.
Otro tipo de vidrios y que se encuentran diseminados en grandes áreas son las tectitas. Se piensa que son el producto de impactos meteoríticos en la Luna que fundieron la corteza y los vidrios fundidos expulsados cayeron a la Tierra. Se las llamó "lagrimas de la Luna" por esta presunción. Otros sospechan que son vidrios generados durante el impacto de asteroides contra la Tierra.
En la Payunia (Mendoza) se encuentra una colada de lava basáltica que alcanza una extensión de 180 kilómetros de longitud y que se considera no solamente la más larga del mundo, sino también de todo el sistema solar conocido. Es una lava que fue muy líquida y fluida y en función de la pendiente alcanzó esa larga distancia desde el cráter de salida.
Muy distintos son los curiosos "volcanes de barro", muy comunes en el norte argentino, y que son una masa de fango pastoso que se pone en movimiento a raíz de fuertes precipitaciones y puede alcanzar decenas de kilómetros. Precisamente recibieron el nombre por su similitud con verdaderas coladas de lava. El ejemplo emblemático es volcán en la quebrada de Humahuaca.
Más compleja es la formación de lagos en cañones estrechos por el colapso de las laderas a raíz de fuerte sismos que producen un dique natural. La laguna de Luracatao es un ejemplo actual. Cuando esos diques se rompen toda la masa de agua se derrama catastróficamente pendiente abajo. En el pasado se han encontrado abundantes ejemplos de este fenómeno en las principales quebradas del norte argentino, esto es Humahuaca, El Toro, Las Conchas, Escoipe, Juramento y otras.
En la Puna son curiosos los "ojos de mar", que se encuentran en las orillas de muchos salares. Nada tienen que ver con el mar, pero sus aguas turquesas o verdosas salobres así lo recuerdan. En ese medio salobre y alcalino viven algas que precipitan carbonato formado colonias vivas de estromatolitos. Existe la versión de que no tienen fondo, lo cual no deja de ser un mito.
Los salares de la Puna y los Andes Centrales son otro de los fenómenos geológicos que desafían a la imaginación. Se trata de extensas superficies blancas y especulares, con una costra salina de decenas de kilómetros cuadrados y gran espesor en profundidad. El sentido común indica que son antiguos mares que se evaporaron. Sin embargo no tienen nada que ver con el agua de mar y son el producto de la acumulación de cientos de metros de espesor de sales de origen continental.
El salar de Atacama en Chile contiene la friolera de tres mil kilómetros cúbicos de sal gema en su interior y es la mayor concentración en un solo punto en todo el planeta Tierra.
Al igual que el cerro Rico de Potosí, que es la mayor acumulación de plata en un depósito individual a nivel mundial. O Araxa en Brasil que es el mayor depósito individual de niobio del planeta.
También se consideran entre las maravillas geológicas curiosas las montañas multicolores de Danxia (China); el río Vinagre de Colombia, donde fluye ácido sulfúrico; los tubos, cuevas y jameos volcánicos de Lanzarote en las Islas Canarias; el cráter ardiente de Darvaza o "La puerta al infierno", en Rusia; el bosque de piedra de Shilin en China; las cuevas de Naica y sus cristales gigantes de yeso selenítico en México, el glaciar Perito Moreno y su desplome cada cuatro años, entre otros muchos ejemplos.
Pero si de rarezas hablamos nada más insólito que la preservación en ámbar de un arácnido en Malasia que mantuvo el pene erecto por 100 millones de años.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Julio Ruiz de los Llanos
Julio Ruiz de los Llanos · Hace 8 meses

Muy buena las descripciones Dr. Alonso. ¿Podría explicarnos como se formó el Cono de Arita?. Gracias

franco gonzalez
franco gonzalez · Hace 8 meses

???????????????????????????????????


Se está leyendo ahora