Un operador telefónico del hospital Juan Domingo Perón salvó de milagro a su familia al comunicarse telefónicamente justo en el momento que cinco asaltantes ingresaban al domicilio armados con pistolas 9 mm.
El operador del hospital había llamado a su esposa para saber cómo estaban ella y sus dos hijos, en la madrugada de ayer, cuando de pronto uno de sus chicos gritó: "­Mamá, están entrando dos hombres por la puerta de atrás!". En ese momento el operador se dio cuenta de la situación y solicitó la presencia del 911 en el domicilio de su familia, en calle 25 de Mayo de Tartagal.
Inmediatamente abordó su automóvil y llegó a la casa, cuando vio por la ventana a su familia arrodillada, encañonada por uno de los delincuentes. Tres se hallaban encapuchados y dos a cara descubierta.
La mujer le pidió a gritos que no ingresara y el operador se quedó petrificado frente a la ventana mientras los delincuentes abandonaban la propiedad por los fondos.
El 911 llegó minutos después y no pudo dar con los asaltantes.
La noticia conmovió a los ciudadanos de la tercera ciudad de la provincia.
La plata y la pasta
En la denuncia policial radicada ayer quedó claro que los cinco delincuentes le pedían a la mujer el dinero de “la rotonda” y la “pasta”.
La mujer, Noemí Cruz, declaró que los hombres primeramente la ancañonaron a ella y le pidieron en nombre de la Brigada la plata de la rotonda y la pasta, luego le dijeron que no eran policías, que no le iban a hacer daño pero que les dijera donde estaban la plata y la pasta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 9 meses

QUE NO SE HAGA EL BOBI .... SI ANDA EN EL NEGOCIO DE PASTA QUE SE LA BANQUE ... QUE NO ???


Se está leyendo ahora