Una nueva movida solidaria demuestra que el Parque del Bicentenario se va consolidando como espacio para la concientización y la solidaridad.
Ayer se desarrolló el festival "Más vida", que apuntó a concientizar sobre la importancia de la donación de sangre, órganos y médula ósea.
El encuentro arrancó a las 11 y una gran cantidad de familias llegó luego del mediodía para acompañar la iniciativa de la Cruz Roja, el Centro de Hemoterapia y Cucai Salta.
La gente que trabaja en estas instituciones llegó al público de manera más directa en un diálogo honesto sobre la importancia de la donación.
Durante toda la jornada se disfrutó un show de skaters, una expo de autos especiales y fútbol, que concluyó en un picado entre una formación liderada por Los Nocheros que enfrentaron a un rejuntado de jugadores de Juventud Antoniana.
Hubo de todo, porque muchos se llegaron hasta zona norte con el único incentivo de la solidaridad. Hubo malabaristas, payasos, batucada y en el escenario se destacó la actuación de la agrupación mixturada Abuelo Mono.
"El evento se realiza a partir de una historia de amor y pérdida. Más precisamente en memoria de Juan José Siquier y Miguel Rovaletti, quienes hace un tiempo tuvieron diferentes circunstancias trágicas en las que ambos perdieron la vida, pero en las que se pudo ver el corazón y el amor de la gente. Fue realmente maravilloso ver la solidaridad de la gente en ese lamentable trance", explicó Virginia Montero, impulsora del encuentro.
Estas declaraciones justificaron la gigantografía que estuvo en la entrada del parque con sus rostros y nombres.
Cuando sucedieron las desgracias de estos dos changos salteños se hicieron cadenas de donación de sangre y fue realmente impactante cómo se movilizaron los salteños para intentar salvar esas dos vidas. "Ellos son parte de mi vida y mi corazón, por ello este año quiero homenajearlos de la forma que mas les gustaba, es decir el deporte, el arte y también apoyando la creación de conciencia en la gente sobre la donación de sangre y de órganos", destacó Virginia Montero.
También estuvo la familia de Miguel Rovaletti a pleno donando sangre. Sus padres Federico y Agustina destacaron la necesidad y la importancia de la sangre.

"Él toco el corazón de la gente"
Miguel tenía 30 años, era un joven abogado soltero. Aprendió surf en Hawai, cuando estuvo trabajando en Estados Unidos. Cuando volvió se dedicó al longboard, que según él era el surf de los pobres. Así anduvo por todas las provincias del norte practicándolo. Era muy aventurero y viajar era su pasión. El 19 de julio de 2014 estaba en La Rioja y derrapó en una curva, en el paraje llamado Pampa de la Viuda.
Se golpeó contra una piedra, pero no quedó tan mal; sí con dolor. Estonces se quedó banderilleando. Luego no podía más del dolor y fueron a un hospital y quedó internado. Murió el 4 de octubre luego de haber pasado meses en terapia intensiva. Él tocó el corazón de la gente y los donantes fueron muchos. Por eso ahora el festival lleva su nombre junto al de Juan José. F. Rovaletti (Padre)

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora