Festival en la iglesia San Alfonso

24-06-2011 - Ayer comenzó el rezo de la novena en honor a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. La fiesta central será el 3 de julio.
La procesión central se realizará el domingo 3 de julio, a las 16, y estará acompañada por gauchos que le rendirán homenaje.

Con motivo de celebrarse el próximo 3 de julio la fiesta central en honor a Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, la comunidad redentorista ha programado actividades en preparación a la fecha.

Además, los festejos coinciden con el año centenario de la creación del templo de San Alfonso, ubicado en Leguizamón 812.

Por tal motivo hoy, a las 22, se llevará a cabo un recital de Artistas Católicos de Salta. Se invita a la comunidad a participar frente al templo.

El mismo recital se repetirá en ese lugar el sábado 2 de julio.

El actual templo fue erigido en 1894, con la ayuda de los feligreses, pero al quedar chico y falto de espacio, se decidió que en 1908 el arquitecto Ziegelmeir proyectara la ampliación del mismo. Pero a raíz de reiteradas dificultades éste recién se inauguró en 1911. En 1957, por la acción del entonces arzobispo de Salta, monseñor Roberto Tavella, se creó la parroquia de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y San Alfonso.

Actividades

Se recuerda a los feligreses que desde ayer se reza la novena en honor a la Virgen del Perpetuo Socorro. Los horarios de la misa y novena son: a las 7, 8.30,10, 11.30, 15, 18, 19.30 y 21.

Las confesiones se impartirán de 7 a 12.39 y de 15 a 22.

Además, se habilitó la inscripción de cofrades todos los días, de 10 a 12 y de 14.30 a 20.

El sábado 2 de julio, a partir de las 15, se realizará la Caravana de la Solidaridad por las calles del barrio; la intención es reunir ropa de todo tipo para los más necesitados.

Los interesados en donar prendas de abrigo también pueden acercarlas a la parroquia.

Veneración a María

La imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro es un ícono que representa a la Virgen de la Pasión, que es bizantina y data del siglo XII. Este cuadro está pintado sobre madera de cedro, encuadrado en nogal, y se destaca la expresión de los grandes ojos de la Virgen y cejas marcadas que llaman la atención, porque se dirigen a quien los mira. Su rostro de exquisita amabilidad se muestra transido por la tristeza.

Se la veneraba como Virgen de la Pasión hasta que llegó a Roma en el siglo XIII. Allí, la Virgen, en un mensaje dado a una niña de seis años, expresó que quería ser venerada como Madre del Perpetuo Socorro.

La invasión francesa destruyó el templo de San Mateo en Roma, lo único que se salvó fue el cuadro que permaneció oculto hasta 1798, fecha en la que los redentoristas comenzaron a dar a conocer y cultivar su devoción por todo el mundo.

De esta manera, la Virgen del Perpetuo Socorro, auxilio de los más pobres, afligidos y desamparados, es venerada desde hace tiempo en nuestra ciudad.

 

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te Puede Interesar

Comentá esta noticia