Alan es un nene de 2 años que necesita ser sometido a una cirugía de alta complejidad, reconstructiva de los tendones de sus dos manitos, que se debe realizar en Buenos Aires.
Por eso, el próximo sábado, a partir de las 21.30, en el complejo deportivo de Rosario de la Frontera, se realizará un festival solidario destinado a recaudar los fondos que la familia de Alan necesita para viajar a Buenos Aires y poder hacerlo operar y darle una mejor calidad de vida a su hijo.
Alan Leonel Ávila es un nene de dos añitos que tiene los dedos de sus manitos pegados, producto de un accidente que sufrió cuando apenas tenía un añito. "Se cayó al fuego cuando estaba jugado", manifestó su madre, Jésica Serrano.
"En 2014 vivíamos en el barrio El Niño, de Rosario de la Frontera, cuando ocurrió el accidente. Tuve que llevarlo a la ciudad de Salta, puesto que tenía quemaduras de segundo grado. Estuve tres meses internada en el Hospital Materno Infantil junto a el", recordó la madre del pequeño.
Relató además que "el 25 de septiembre de 2014 le hicieron una operación que no resultó; el médico cirujano que lo atendió me hizo comprar todo para recién hacerle la cirugía. Antes no quería operarlo porque aducía que con los materiales del hospital no trabajaba. Todo lo pude comprar con la ayuda de una tía de Salta, pero de igual forma no salió nada bien, sigue con las manitos cerradas", relató Jésica.
A Alan deben sacarle todo el injerto que está mal hecho y hacerle injertos nuevos en los tendones, para que vuelva a tener movimiento natural en sus deditos.
"Se negaron en el hospital a hacerle una nueva intervención quirúrgica, de manera tal que tenemos que operarlo en una clínica privada de Salta o en Buenos Aires, ya que no será una sola operación, sino varias", dijo la madre.
Jésica y su hijo son oriundos de Santa María, paraje de la segunda sección rosarina, en el municipio de El Potrero. "Soy ama de casa, tengo dos hijos, Alan y otro de seis añitos, vivo con mi madre, no trabajo, recibo la asignación universal por hijo y me ayuda mi familia", explicó.
Al consultarle si le gustaría trabajar, respondió que "por supuesto, pero las veces que solicité ayuda en la Municipalidad de El Potrero siempre me cerraron las puertas. No soy de andar pidiendo, el intendente Carlos Mur Reinaga sabe de mi situación".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora