Una cola interminable rodea desde el amanecer el memorial José Martí en la Plaza de la Revolución de La Habana, donde miles de cubanos con rostros de tristeza, emoción contenida y lágrimas, acudieron a rendir los primeros tributos al líder revolucionario Fidel Castro, cuyo legado definieron como "eterno e inmortal".

El memorial José Martí abrió sus puertas a las 9 (hora local) y los primeros fieles al comandante, muchos entre llantos y otros con la mano en el pecho, comenzaron a desfilar frente a uno de los tres puntos de homenaje instalados, casi idénticos, con flores blancas, imágenes de Fidel, y sus condecoraciones militares.

No estaba la urna con las cenizas de Castro, como muchos en la fila esperaban, aunque los restos cremados de Fidel sí viajarán a partir del miércoles por la isla, hasta Santiago de Cuba, cuna de la

Revolución, donde se celebrará su funeral el 4 de diciembre.

"He venido a cumplir con mi deber patriota y revolucionario, en honor a nuestro comandante en jefe, que murió como comandante Invicto", afirmó Jesús, un hombre de 85 años que colaboró con la lucha clandestina antes de la Revolución en Ciego de Ávila.

Recuerda con cariño esos años en los que conoció a Fidel, antes de convertirse en comandante en jefe de la Revolución, a quien define como un hombre "humilde, alegre y campechano" que se convirtió luego en un líder mundial cuyo legado "estará vivo por los siglos de los siglos".

Su "compañera" de lucha, Mercedes Cabrera, fue quien le avisó la noche del viernes de la muerte de Fidel y hoy le acompañó a homenajearlo al memorial José Martí: "Nuestro comandante vive, no ha muerto. Sigue y seguirá en todas las generaciones futuras".

"Fidel nos enseñó a luchar y a ayudar a ancianos, niños, pobres y humildes. Él dijo desde el principio que esta Revolución era de los humildes y para los humildes y así ha sido", afirmó Cabrera, quien integró el Ejército Rebelde en los años de la lucha guerrillera en la Sierra Maestra.

Tampoco quisieron dejar de despedirse del comandante estudiantes de secundaria como Idoliris, de 16 años, quien, mientras esperaba en la larga cola para entrar al memorial, manifestó sentir "tremendo orgullo de poder despedirse de Fidel y tremenda pena por haber perdido a un líder de su magnitud".

"Es un privilegio estar aquí", señalaba su compañero de clase Carlos Alejandro, quien se enteró de la muerte de Fidel en el momento en que se interrumpió la programación televisiva la noche del viernes para transmitir el mensaje del presidente Raúl Castro.

"Fue una sorpresa. En mi casa todo el mundo se puso a llorar. Y en la calle hay tristeza", contaba sobre la muerte del líder histórico de la Revolución cubana, a los 90 años, el 25 de noviembre a las 10.29 horas.

"Orgullosa y eternamente agradecida" a Fidel, Bárbara Guerra se desplazó hasta la Plaza de la Revolución para decirle adiós. Esta maestra maestra jubilada de 78 años, dijo estar consciente de que sin los logros de la Revolución, ella como mujer negra no hubiera disfrutado de los derechos y oportunidades que ha tenido.

"Siento una gran tristeza, pero tremenda fortaleza porque sé que los que siguen, mis nietos y bisnietos, los jóvenes en general, van a seguir ese camino porque Fidel es un ejemplo. Nos ha dado una lección de vida, no sólo a los cubanos, sino a cualquier ser humano en el mundo", relataba entre lágrimas.

'Mi comandante inmortal', así tituló un poema que escribió a Fidel la misma noche de su muerte, 'trágica' noticia que la dejó paralizada, sin poder moverse del sillón hasta el amanecer.

Los cubanos en La Habana tendrán hasta mañana para homenajear a Fidel en esa plaza, donde a las 19.00 se celebrará un multitudinario acto de despedida al que acudirán mandatarios y personalidades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Nestor  Leites
Nestor Leites · Hace 4 días

No entiendo porque lloran a Castro estos mismos odian a videla siendo que los 2 eran dictadores y asesinos.


Se está leyendo ahora