La muerte de Fidel Castro causó un profundo impacto en todo el mundo, no por la sorpresa del hecho sino por lo que significa la figura de una de las personalidades más importantes de la historia latinoamericana y mundial. El presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico, periodista y analista internacional, Jorge Castro, destacó -en diálogo con El Tribuno- el profundo cambio que introdujo Castro en la sociedad cubana, al que califica de irreversible.
No dudó en colocar a Fidel entre los personajes más importantes del siglo XX y explicó el proceso de reapertura de Cuba al mundo, de la mano de Raúl Castro, con la intervención necesaria y fundamental de la Iglesia Católica, respaldada por los tres últimos pontífices. Además, afirma que el líder cubano no era comunista sino nacionalista.

¿Qué significa la muerte de Fidel Castro?
Fidel Castro fue una de las principales figuras de la política internacional del siglo XX, sin dudas la figura más importante de la historia cubana desde la muerte de José Martí en 1895. En su condición de líder de la revolución cubana después de 1959, lo que realizó fue una transformación de fondo irreversible en la sociedad cubana. Hay que tomar en cuenta que entre el 59 y el 63 un millón y medio de cubanos abandonaron la isla, era fundamentalmente la clase media y la clase alta cubana que tenían un nivel de ingresos y un nivel cultural que estaban entre los más avanzados de América Latina. Lo que quedó es una nueva sociedad en la que Fidel Castro realizó un proceso de transformación profunda y el sustento de la nueva sociedad fue el campesinado, por un lado, y la comunidad afrocubana por el otro. Es esta la transformación de fondo de carácter irreversible que se ha logrado en estos 50 años de historia cubana.

Una nueva etapa en este proceso se inició en 2006 cuando delega el poder en su hermano Raúl...
El punto de partida para comprender la actual situación de Cuba es el hecho de que en 2006 Fidel Castro cedió el ejercicio de poder político a su hermano, Raúl Castro, quien fue su compañero de armas desde el asalto a Moncada en la década del 50 y que, con posterioridad, fue el ministro de Defensa de Cuba desde 1959 hasta asumir la presidencia.
Lo que ha sucedido en estos últimos seis años es un proceso de reforma y de apertura al mundo de extraordinaria importancia en la revolución cubana, esta vez liderada por Raúl Castro. Y el aliado estratégico fundamental que ha tenido Raúl Castro para esta reapertura al mundo ha sido la Iglesia de Cuba, encabezada por sacerdotes y obispos con el respaldo de los tres últimos papas: Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco.

Más allá de su figura de líder político, ¿cuál es el símbolo que representaba Fidel Castro para Cuba y el mundo?
El dejó de ejercer el poder político en 2006 y desde entonces se convirtió esencialmente en lo que ha sido hasta el día de hoy, al momento de su muerte, que es un figura histórica. Por lo tanto, la comprensión del fenómeno Fidel Castro ya no puede realizarse en términos políticos sino que es necesario pensarlo y ubicarlo en su contexto histórico en lo que hizo, sobre todo, en el siglo XX.

Fidel Castro tuvo millones de seguidores pero también algunos detractores. ¿Usted cuál perfil cree que lo identifica mejor, el de revolucionario idealista o el de dictador?
Yo no sé si lo calificaría de revolucionario idealista, sí fue un líder revolucionario. Esto se demuestra en la transformación de la sociedad cubana de carácter irreversible que realizó en estos 50 años y también el protagonismo internacional extraordinario que le dio a Cuba -un país un poco más grande que Jamaica- convertido en protagonista de la política mundial desde el siglo XX.

Nos marcaba recién que a partir de que cedió el poder político a su hermano Raúl, hubo un proceso de apertura de Cuba al mundo. ¿Cree que este proceso se profundizará ahora que ya no está la figura de Fidel?
No, porque aunque este proceso lo inició Raúl Castro, fue una etapa que estuvo acompañada por un proceso de reconciliación nacional en Cuba de los dos sectores en los que está dividida la población cubana de la isla y la comunidad cubana norteamericana. Este es el proceso de reconciliación nacional que es el trasfondo de los cambios en Cuba en la actualidad.

¿Era Fidel Castro el último líder comunista que quedaba en el mundo?
No, yo no diría que Fidel Castro era un líder comunista porque él definió en varias oportunidades el contenido ideológico de la revolución cubana: en un sentido estricto, la característica fundamental del fenómeno Fidel Castro en términos ideológicos es la de un nacionalismo cubano antinorteamericano. Siempre para Cuba, en toda su historia, la relación con los Estados Unidos ha sido de carácter crucial y esto tiene que ver con el hecho de que son los dos países más simbióticamente unidos en toda la historia de Cuba desde el siglo XVIII y siglo XIX en adelante.

Tomando en cuenta el acercamiento actual entre Cuba y los Estados Unidos, ¿ha valido la pena todo el proceso por el que pasó Cuba con esta revolución?
Es muy difícil juzgar un acontecimiento histórico como una revolución que transforma irreversiblemente la historia de un pueblo por más de 50 años en términos de si valió la pena o no, porque lo que sin dudas ocurrió es que efectivamente Fidel Castro condujo a Cuba durante más de 50 años y que transformó irreversiblemente a Cuba en ese período.

¿Qué opina de esta situación que se ve en lugares como Miami donde hay cubanos exiliados festejando la muerte de Castro?
Es una muestra de que, sobre todo la generación de cubanos exiliados del propio Fidel Castro, se mantienen vivos aquellos enfrentamientos de extraordinaria dimensión que hubo en Cuba a partir, sobre todo, de la década del "60.

Hay una frase histórica de Fidel cuando ejerció su propia defensa en un juicio en el que fue condenado y luego indultado que dice "Será la historia la que me absuelva". ¿Cree que esto finalmente sucedió?
Exactamente eso fue en el juicio en el que fue condenado a 15 años después del asalto al cuartel militar del Moncada, en Santiago de Cuba, cuando aún gobernaba Cuba el régimen del presidente Fulgencio Batista.

¿Cree que la historia lo absolvió?
No sabría. Esa es una frase del propio Fidel Castro en un discurso de cierre de su defensa frente a los jueces militares que lo juzgaban. El dato más importante que hay que tomar en cuenta es lo que significa Fidel Castro en términos históricos.

¿Qué considera que fue lo mejor y qué lo peor de Fidel Castro?
Yo tiendo a pensar que las figuras históricas no pueden interpretarse en términos de aspectos positivos y negativos. Son inseparables en sus dos aspectos en toda su trayectoria histórica; Fidel Castro es una figura inconfundible, parte de un proceso histórico que duró más de 50 años y que fue la expresión claramente de la historia cubana.

¿Piensa entonces que es una de las principales figuras de la historia mundial?Lo fue sin dudas en el siglo XX. En un sentido estricto, hay otra fase de la revolución cubana que es a partir de la caída de la Unión Soviética en 1991 donde se revelan las características del régimen cubano, centrado alrededor de la personalidad y del liderazgo carismático no burocrático de Fidel Castro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


gio vergara
gio vergara · Hace 10 días

Bla, bla, bla mucho verso y no dice una por.... este tipo. A ver, Hitler también fue uno de los personajes más importante del siglo XX pero eso lo convierte en el mejor?


Se está leyendo ahora