Más de 100 personas formaban parte de una fiesta clandestina en un barrio de Rosario de la Frontera, entre las cuales había una buena cantidad de menores. Al seguir las pistas de la realización del evento, las fuerzas de seguridad de esa localidad irrumpieron en el lugar de la fiesta sorprendiendo a los organizadores. Según información policial, una pareja de 43 y 57 años habría estado a cargo de la organización de la fiesta, que no contaba con ninguna autorización legal.
Durante el operativo, las fuerzas del orden secuestraron una gran cantidad de bebidas alcohólicas de todo tipo, como cajas de tetra brik, fardos de cervezas, bebida blanca de diferentes tipos y marcas, como así también fardos de gaseosas, vasos y otros elementos, además de más de 4.000 pesos que se lleveban recaudados por la fiesta clandestina. El operativo se realizó durante la madrugada de ayer en una casa del barrio Villa Josefina de Rosario de la Frontera.
Una vez en el interior de la vivienda, el personal uniformado procedió a encender las luces y a apagar la música, determinando que la concurrencia era de más de 100 personas, entre las cuales se encontraban menores de edad consumiendo alcohol. Los efectivos destacaron que adentro de la casa se desarrollaba la venta de bebidas y también había un sector que funcionaba como guardarropas.
Los menores fueron trasladado al hospital local y luego entregados a sus progenitores. La fiesta se habría promocionado por internet, por redes sociales como Facebook.
x

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora