Se hizo esperar un tiempo prolongado y tras varias quejas de vecinos cansados por las molestias que ocasionaba, el intendente Gustavo Solís cortó la cinta que habilita el paso nuevamente de la avenida principal que une el sector centro con los barrios del norte.
"Inaugurar una obra tan emblemática para los rosarinos nos llena de orgullo. Es un cúmulo de sensaciones más allá de la alegría. Va a traer muchos beneficios, accesibilidad, rapidez, seguridad entre las diferentes zonas que atraviesa esta avenida. Esta obra nos instala en un espacio muy importante en la provincia. Este fue un año donde no se han hecho muchas obras en otros departamentos, incluso lo podemos ver y constatar en municipios vecinos. Acá hemos hecho obras de gran envergadura y esta es una de esas", expresó el jefe comunal.
Detalles técnicos
El trabajo sobre Avenida de los Españoles fue realizado íntegramente con mano de obra municipal.
Tiene una superficie total de 1120 metros cuadrados de los cuales 300 ya fueron construidos en la gestión anterior. Sin embargo, no terminará allí ya que va a continuar con 600 metros más hasta la entrada del Barrio 180 Viviendas. Además, tiene una iluminación de última tecnología, con artefactos led que solo consumen un 30 % en relación a un sistema convencional, por lo tanto, amigable con el ambiente.
"Fue un año bastante duro por la crisis que estamos atravesando y sin embargo cumplimos con las expectativas que teníamos. Pudimos mantener un buen balance fiscal y muchas veces sobrecargando el trabajo al empleado municipal y funcionarios, que son un equipo de trabajo de dedicación exclusiva, que no sólo trabajan a la mañana. Incluso mucho de ellos están abocados a resolver problemas de fines de semana y eso habla de su gran vocación de servicio y predisposición a trabajar en equipo", destacó Solís.
Agregó que: "Hay que agradecer también a los señores concejales, ya que desde el momento que tomamos la decisión de abordar esta obra por administración, es decir, hacerla nosotros mismos, nos veíamos en la necesidad de incorporar un rodillo vibrocompactador y ellos accedieron a la compra directa y pudimos resolver el problema".

Seis meses y el aguante de los vecinos
Los vecinos tuvieron paciencia para aguantar 6 meses de trabajo, ya que la obra provocó múltiples inconvenientes.
Hubo también otros que se quejaron y querían hacer una marcha con bocinazos reclamando porque la municipalidad estaba haciendo esta obra y no se podía pasar.
El mandatario también agradeció a quienes están al día con los impuestos, ya que permite ejecutar este tipo de proyectos: "Quiero destacarlos también por el pago de los impuestos con el que día a día apoyan a esta gestión. Hemos levantado en un 70% el aporte y eso es gracias a la confianza que la gente tiene".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...