¿Es posible que algún día podamos ver mujeres detrás de los púlpitos en la Iglesia católica? Esta semana, el papa Francisco afirmó que se puede retomar el estudio sobre el diaconado femenino en la iglesia primitiva, abriendo la posibilidad de un diaconado femenino. Habló del tema durante la audiencia con la Unión Internacional de Superioras generales (UISG) en el Vaticano y para los medios especializados sonó como un posible paso hacia la apertura del sacerdocio a las mujeres.
Se considera el diaconado como el primer grado del ministerio de la ordenación sacerdotal y se lo reserva solo a los hombres, así como los dos grados sucesivos, el presbiterado y el episcopado. El diácono ha recibido el grado inferior del sacramento del Orden Sagrado por la imposición de las manos del obispo y tiene .
El papa Francisco habilitó la revisión del punto que excluye a las mujeres de esta figura, ya que existen algunos testimonios en la historia de Iglesia sobre la presencia de diaconisas, lo que abriría un espacio diferente para la posición de las mujeres en el seno de la Iglesia.
Mujeres y religión
En 2014, el Sínodo General de la Iglesia Anglicana aprobó la ordenación de mujeres obispo, un paso más en el camino emprendido en 1994, cuando por primera vez en la historia una confesión cristiana logró consagrar sacerdotes del sexo femenino. Con este gesto, se rompía uno de los grandes tabú en el cristianismo. ¿Podría suceder esto en el catolicismo? Para la teóloga María José Arana, "las mujeres han permanecido en la Iglesia como las grandes ausentes, una ausencia que perdura hasta nuestros días". Pero mira el futuro con esperanza: "Juntos, conociendo las diferentes tradiciones y trayectorias, podemos avanzar. Espero que podamos hacer pronto una reformulación de los ministerios mucho más inclusiva con los laicos, con los casados, con las mujeres...Tal vez hoy nos cuesta imaginarlo, pero me parece un momento eclesial propicio, además de ineludible", dice Arana.
¿Solo un paso?
Pero por mucho que abogue por "repensar los criterios obsoletos que siguen gobernando el mundo", el papa Francisco ha acogido en varias ocasiones la visión católica tradicional que defiende que el papel de una mujer está en el hogar. Ha exaltado el papel de la mujer como madre, en concreto, declarando que "la presencia de la mujer en el ámbito doméstico" es crucial para "transmitir verdaderamente la fe" o afirmando que "pienso, por ejemplo, en la especial preocupación que las mujeres muestran en relación a los demás, cuya expresión se muestra, sobre todo, si no exclusivamente, en la maternidad". Aunque las mujeres puedan tener una vida fuera del hogar, el papa Francisco nos ha instado a "no olvidar el papel insustituible de la mujer en una familia".
Sin embargo, también señaló que "la Iglesia necesita que las mujeres entren en el proceso de toma de decisiones". Y en el Aula Nervi, explicó que "la Iglesia debe incluir a las consagradas y laicas en la consulta, pero también en las decisiones, porque se necesita su punto de vista. Y este papel creciente de las mujeres en la Iglesia no es feminismo, sino corresponsabilidad y un derecho de todos los bautizados: hombres y mujeres". Pasos, al principio del nuevo milenio.

Las mujeres de la Iglesia

Juan Pablo II en su carta "Ordinatio Sacerdotalis", sobre la ordenación sacerdotal de mujeres en la iglesia Anglicana, rescataba las palabras de Pablo VI acerca de las razones de la Iglesia Católica para no hacerlo. "Tales razones comprenden: el ejemplo, consignado en las Sagradas Escrituras, de Cristo, que escogió sus apóstoles solo entre varones; la práctica constante de la Iglesia, que ha imitado a Cristo, escogiendo solo varones; y su viviente Magisterio, que coherentemente ha establecido que la exclusión de las mujeres del sacerdocio está en armonía con el plan de Dios para su Iglesia". La verdad, es que estamos acostumbrados a imaginar a los apóstoles todos varones. Sin embargo se sabe que hubo mujeres. San Pablo, en su Carta a los Romanos dice: "Saluden a Andrónico y a Junia, mis parientes y compañeros de prisión, ensalzados entre los apóstoles, que llegaron a Cristo antes que yo" (Rm 16,7). Ahora se rescata a María Magdalena, cuyo Evangelio fue descubierto recientemente. Hay muchos datos e indicios de que esta mujer ocupó un puesto relevante en la comunidad primitiva. Y se sabe de otras, como las hermanas de Lázaro.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Reynaldo Copa Copa
Reynaldo Copa Copa · Hace 6 meses

Yo no me confesaria ni loco con una mujer, le doy la razon a Theo Kairos, por culpa de Eva DIOS expulso al hombre y a ella del paraiso, porque las mujeres son mas faciles de convencer como fue convencida por la serpiente del arbol del mal, ademas nos gastan la guita.-

Theo Kairos
Theo Kairos · Hace 6 meses

Si Adán tendría la palabra, nos diría CUIDADO por su culpa me echaron del paraíso y ustedes nacen con el pecado original...


Se está leyendo ahora