"No estoy seguro, pero puedo decir que es ahora o nunca más. La primera cumbre creo que fue en Tokio y se ha hecho poco. Cada año los problemas son más graves", dijo el Papa durante el vuelo que lo llevó de regreso a Roma de su viaje a África, según informa La Stampa.
El Pontífice afirmó tener "confianza en estas personas, para que hagan algo". "Espero que sea así y rezo por ello", concluyó Jorge Bergoglio, muy preocupado sobre esta cuestión, que lo ha llevado a publicar la encíclica "Laudato Sì", dedicada enteramente al medio ambiente.
París acoge desde este lunes una cumbre sobre el cambio climático en la que, durante once días, se buscará un acuerdo que frene el calentamiento global y sustituya al Protocolo de Kioto de 1997.
Francisco se ha comprometido mucho en la lucha contra el cambio climático. En la primavera (boreal) pasada, consagró una importante encíclica en la que subrayó lo que la degradación climática provoca en la vida de los más pobres, al producir contaminación, catástrofes naturales, enfermedades, guerras y migraciones.
Para remediarlo, el papa Francisco aboga por una forma de desacelerar el crecimiento económico y una revolución energética, abandonando por completo las de origen fósil.
En varias ocasiones ha reclamado que la COP21 desemboque en un acuerdo que obligue a los países más ricos a ayudar técnica y financieramente a los más pobres para poder concretar esta revolución ecológica.
La Santa Sede estuvo representada en la inauguración de la COP21 por el cardenal Pietro Parolin, número dos del Vaticano, quien abandonó la delegación pontificia en África para viajar a París.
A esta cumbre, bajo la presidencia de Francia, asisten jefes de Estado o de Gobierno de 195 países, entre ellos los socios de la Unión Europea (UE), que buscarán un acuerdo global sobre el cambio climático para que la temperatura del planeta no aumente más de 2 grados a finales de siglo (frente a los 2,7 grados que implicarían las contribuciones actuales).
Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Julian Centella
Julian Centella · Hace 12 meses

PERO... ¿¿¿ QUE HACEMOS LOS ARGENTINOS POR ESTA DEL MEDIO AMBIENTE ??? NADA¡¡¡??? O. . . Creo que en medio ambiente tenemos un exceso de actos simbólicos: un intendente planta un árbol en la plaza, algún funcionario hace alguna declaración, alguna empresa lanza un detergente biodegradable, un canal de televisión -auspiciado, a veces, por empresas siniestras- hace algún documental sobre el tema. Hay un exceso de símbolos y ese exceso está tapando la falta de conductas coherentes en el sector político, empresario, ciudadano y en el sistema educativo. Tenemos demasiado poco en materia de medio ambiente, y mucho menos si lo comparamos con otros países de América Latina donde hay compromisos mucho más firmes. En Bolivia y en Ecuador, con una línea populista de izquierda, se declaró que la tierra y la naturaleza son sujetos de derecho. Por tanto, uno puede hacer un juicio en defensa de ellos. En Chile, con un modelo económico mucho más liberal, se impulsaron fiscalías ambientales. Es decir, ante la posibilidad de un delito ambiental, se destina un fiscal especializado. En nuestro país, ante algo así, un fiscal o un juez no sabe qué hacer, porque se ocupa de problemas como alguien que aparece con un balazo en la cabeza o cosas por el estilo. HAY UN LARGO RELATO SOBRE EL MEDIO AMBIENTE Y, ASI, HAY POCA ESPERANZA. EL SATURNISMO DEL PODER Y QUE ES EL MISMO CRONOS NOS DEJA A MANSALVA DE LA NATURALEZA MADRE TIERRA PORUQE EL EXCESO DE SIMBOLOS TAPA LA FALTA DE CONDUCTAS COHERENTES ORIENTADAS AL CUIDADO DE LA TIERRA.


Se está leyendo ahora