El Papa expresó esta mañana su 'dolor y horror' tras el asesinato de un cura en Francia. Francisco condenó los hechos ocurridos en una iglesia de Normandía, en donde dos hombres armados con cuchillos tomaron de rehenes a cinco personas y mataron al sacerdote.
La toma de rehenes, cuya motivación todavía se desconoce, está siendo investigada por la fiscalía antiterrorista de París.
Por fuera de los dos atacantes, la única víctima fatal que se confirmó hasta el momento es el sacerdote, que fue degollado.
'Fin de la intervención de la BRI (Brigada de Investigación e Intervención (BRI). Los dos secuestradores neutralizados por la policía. Balance en curso', señaló, por su parte, la Policía Nacional en un mensaje en Twitter, consignó la agencia EFE.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora