Es una blasfemia utilizar el nombre de Dios para justificar la vía de la violencia', clamó hoy el Papa Francisco , que después de la oración mariana del Angelus volvió a referirse a los ataques de París.
Francisco expresó su 'profundo dolor por los ataques terroristas que, en la noche del viernes, han ensangrentado a Francia'. Al hablar ante la multitud desde la ventana del despacho del Palacio Apostólico, también manifestó su 'pésame fraterno' al presidente francés, Francois Hollande , a todos los ciudadanos del país y volvió a asegurar su cercanía a los familiares de las víctimas.
'Tanta barbarie nos deja consternados y uno se pregunta cómo puede el corazón del hombre idear y realizar eventos tan horribles, que han trastornado no sólo a Francia sino al mundo entero', dijo el Papa. 'Quiero reafirmar con vigor que la vía de la violencia y del odio no resuelve los problemas de la humanidad y que utilizar el nombre de Dios para justificar esta vía es una blasfemia', clamó.
En una plaza de San Pedro más blindada que lo normal e impresionantemente silenciosa, Francisco exhortó luego a los fieles presentes a rezar un Ave María para proteger a Francia y al mundo entero. 'Los invito a unirse a mi oración: confiemos a la misericordia de Dios las inermes víctimas de esta tragedia. Que la Virgen María, madre de misericordia, suscite en los corazones de todos pensamientos de sabiduría y propósitos de paz. A ella le pedimos que proteja la querida nación francesa, la primera hija de la Iglesa, Europa y el mundo entero', pidió.
"Esto no es humano"
Ya ayer el Papa había hablado sobre los ataques de París. 'Esto no es humano', había dicho, manifestándose 'conmovido y dolido' y asegurando que lo ocurrido representaba 'un pedazo' de esa Tercera Guerra Mundial en cuotas de la que siempre suele hablar. 'Estoy conmovido y dolido, no entiendo, estas cosas son difíciles de entender, hechas por seres humanos. Estoy cerca del pueblo francés, tan amado, de los familiares de las víctimas y rezo por todos ellos', aseguró, en una breve entrevista telefónica a TV2000, canal del episcopado italiano. 'No hay justificaciones para estas cosas, ni religiosa ni humana. Esto no es humano', agregó Francisco, con voz compungida.
Mientras las autoridades italianas elevaron la seguridad al nivel número dos, que precede el máximo y permite el despliegue de cuerpos especiales del ejército, ayer en las redes sociales hacía furor el hashtag #stopgiubileo. Es decir, 'detengamos el jubileo' que atraerá a partir del 8 de diciembre a cientos de miles de personas a la ciudad eterna, considerada por muchos totalmente impreparada para tal evento, que resultaría un blanco perfecto para un ataque terrorista. 'Todos dicen 'estamos en guerra' y después hacen el Jubileo. Pero si estamos en guerra no hay que exponerese inutilmente', tuiteó Giorgio Scardabelli, romano partidario del #stopgiubileo. Fiel reflejo del miedo reinante, el hashtag se convirtió enseguida en trending topic: 'Cancelemos el Jubileo, evitemos una nueva masacre'; 'Roma vulnerable como París'; '¿Por qué invitar al casamiento a los terroristas?', eran algunos de los tuits, dirigidos tanto al premier italiano, Matteo Renzi, como al Papa.
El padre Federico Lombardi, vocero de la Santa Sede, enseguida llamó a la calma y aseguró que el Jubileo de la misericordia convocado por el Papa 'es aún más necesario'. 'Si nos dejamos asustar, habrán logrado su primer objetivo y es una razón de más para resistir a la lógica del odio y del homicidio', aseguró.
Nivel de alerta
Luego de encabezar una reunión del comité nacional para el orden público y la seguridad, presidido por el premier Renzi, el ministro del Interior, Angelino Alfano, anunció que se había elevado el nivel de alerta. 'Ningún país es seguro, aunque nuestros esfuerzos hasta ahora han sido premiados', subrayó, al anunciar que se habían reforzado los controles en las fronteras, sobre todo en el límite con Francia, y sumado 700 militares para la protección de Roma. Alfano enumeró, por otro lado, cifras de las operaciones antiterroristas efectuadas en lo que va del año: 540 allanamientos en viviendas de presuntos terroristas, 56.426 controles, 147 arrestos, 325 denuncias, 259 expulsiones.
'Nosotros siempre consideramos el riesgo especial de Roma debido a la presencia del Papa, aunque siempre se habló de amenazas puramente simbólicas', también dijo. Alfano destacó asimismo que, en cuanto a Francisco, la protección máxima ya estaba vigente desde mucho antes de los ataques de París 'porque las amenazas del califato y de su organización terrorista y criminal prescinden del Jubileo y ya habían llegado'. No obstante, también reconoció que, vista la gravedad de la situación, las fuerzas del orden harán nuevas evaluaciones. Y durante el Angelus de hoy del Papa, en la Plaza de San Pedro era evidente que la seguridad había sido redoblada, con más policías y patrulleros.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia