*

Francisco llamó a la TV y sorprendió a los italianos
El papa Francisco llamó por teléfono a un programa de televisión de la RAI para saludar a los televidentes y desearles una Navidad cristiana, en ocasión además de los 30 años de la transmisión Unomattina.
Fue un llamado en directo y sorpresivo a la transmisión de la RAI Uno durante la cual el Pontífice expresó sus mejores deseos de una "Navidad cristiana" a todos los italianos.
"Yo les deseo una Navidad cristiana, como fue la primera cuando Dios volcó los valores del mundo: se hizo pequeño en un pesebre, con los pequeños, con los pobres, con los marginados", dijo el Papa, que el miércoles fue noticia porque salió del Vaticano a comprar sus zapatos ortopédicos, como cualquier persona común.
"La pequeñez: en este mundo donde se adora tanto al dios dinero, que la Navidad nos ayude a mirar la pequeñez de este dios que ha volcado los valores mundanos. Les deseo una Santa Navidad, una Navidad feliz. Un abrazo para todos", agregó. Francisco agradeció por "el bellísimo homenaje que me hicieron" con un servicio sobre su pontificado realizado por el periodista Piero Damosso.
"­Una sorpresa extraordinaria! Yo... yo no quiero pensar que sea una broma, pero tenemos una sorpresa", dijo Franco Di Mare, el presentador de la popular transmisión del horario de la mañana de la RAI 1. Visiblemente emocionada estaba también Francesca Faldini, la periodista en estudio.

Mujeres y laicos

El papa Francisco insiste con su reforma de fondo del gobierno de la Iglesia y, ayer, afirmó que no debe limitarse a un simple "lifting" sino que, entre otros aspectos, debe atribuir puestos clave a laicos y mujeres.
El pontífice "reformador" dirigía ayer su tradicional mensaje de Navidad a los dirigentes de la Curia, un ejercicio durante el cual ha tomado el hábito de aguijonear con relativa virulencia a los cardenales y obispos reunidos para escucharlo en el marco solemne de la Sala Clementina del palacio Vaticano.
En diciembre de 2014, en una requisitoria virulenta, enumeró 15 "enfermedades" que afectan a la Curia, como "el alzheimer espiritual", "la fosilización mental", "la mundanidad" o "la corrupción de las costumbres". En diciembre de 2015, se mostró más alentador proponiendo "antibióticos" para esas enfermedades y enumeró las "virtudes necesarias", como "la honestidad".
Para esta edición 2016, el papa citó 12 "criterios" para guiar esta reforma. Entre ellos la "catolicidad" (o universalidad) de la Iglesia, "a través de la contratación de personal proveniente de todo el mundo, de diáconos permanentes y fieles laicos y laicas".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...