El papa Francisco inició ayer su visita a México, uno de los países con mayor cantidad de población católica del mundo.
Durante los cinco días que durará su estadía en ese país el pontífice irá a Ecatepec, Morelia y Ciudad Juárez, sitios dominados por diversos carteles de narcotraficantes y también castigados por la violencia, la pobreza, la corrupción, los asesinatos de periodistas y sacerdotes y la trata de personas.
Asimismo abordará especialmente la cuestión indígena y de la pobreza -una constante en este país con una profunda brecha entre ricos y pobres - cuando llegue al estado de Chiapas, donde no podrá obviar el tema de la migración de miles de centroamericanos que a través de México intentan llegar a Estados Unidos.
"Una visita que cale"
El obispo de San Cristóbal de las Casas (México), monseñor Felipe Arizmendi, afirmó que los obispos han estado preparando a la población con una serie de catequesis para que la visita de Francisco, en el primer viaje internacional del Santo Padre en el Año de la Misericordia, no sea algo pasajero, sino "que cale en el corazón de quienes estén dispuestos a escuchar el mensaje integral del Papa".
Monseñor Arizmendi seleccionó "cien importantes frases del Papa que se han divulgado por muchos medios", donde se aborda la misericordia divina, la esperanza, el cuidado de la Creación, la familia, los pueblos indígenas, la inmigración, entre otros.
"Es decir, intentamos que esta visita no sea algo meramente anecdótico, pasajero y superficial, sino que cale en el corazón de quienes estén dispuestos a escuchar el mensaje integral del papa", señaló.
En San Cristóbal de las Casas el Pontífice celebrará una misa en el centro deportivo municipal, tendrá un almuerzo con representantes indígenas y visitará la Catedral.
En ese sentido, Arizmendi señaló que Francisco encontrará en San Cristóbal "una Iglesia que se esfuerza por ser autóctona, una Iglesia liberadora, que quiere acompañar a los pueblos marginados; una Iglesia evangelizadora, con una incidencia en la vida social, económica y política de las comunidades; una Iglesia servidora, con múltiples ministerios encarnados".
Sobre el mensaje que el Papa Francisco dará en San Cristóbal, el prelado dijo que "esperamos que nos impulse a lograr la unidad entre indígenas y los de otras culturas; una Iglesia incluyente, no excluyente", y que "asume la variedad de culturas originarias y les da su lugar".
Asimismo, se espera que el mensaje del Papa ayude a impulsar "una sociedad que reconoce la dignidad de los aborígenes y les toma en cuenta a la hora de tomar decisiones en aquello que les compete, como es la explotación de los recursos naturales, y también en la vida interna de la comunidad parroquial".
Los vuelos con Francisco
El papa Francisco recibió ayer varios regalos, entre los que se cuentan libros, dulces, música y un sombrero mexicano con bordados de su imagen, la de la Virgen de Guadalupe y el mapa de Latinoamérica, que había sido entregado por una familia mexicana durante el viaje a Cuba.
Lo que no podía esperar Francisco en el avión que lo llevó a La Habana y después a Ciudad de México es que un periodista mexicano se arrodillase y le limpiase los zapatos.
Se llama Noel Díaz, es el fundador de la radiotelevisión católica El Sembrador, con sede en Los Ángeles (EEUU) y voló junto con los otros 75 periodistas, fotógrafos y teleoperadores que viajaron en el avión con el Papa para su visita a México.
Su historia fue la más comentada durante las 12 horas de vuelo. Un comienzo agotador para una agenda que, se adivina, también será agotadora.
.
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora