Francisco celebró ayer una misa para conmemorar el quincuagésimo aniversario de la canonización de los mártires de Namugongo.
En el segundo día de su gira por Uganda, el papa Francisco visitó el santuario de Namugongo donde le dijo a los presentes que "los placeres mundanos y el poder terreno no dan alegría ni paz duradera".
En su homilía, el líder de la Iglesia Católica reivindicó a los 45 mártires cristianos, anglicanos y católicos, y un símbolo del ecumenismo entre ambas confesiones, quienes "han querido transmitir el don que habían recibido. Lo hicieron en tiempos difíciles. No estaba amenazada solamente su vida, sino también la de los muchachos más jóvenes confiados a sus cuidados".
Más de 100.000 personas participaron de la homilía del papa Francisco en Uganda.
Del mismo modo, pidió seguir el ejemplo de quienes fueron martirizados en 1886 por no abjurar de su fe, ya que la respuesta de ellos era "oponer el amor al odio".
En el final de la misa, el Papa saludó a los presentes diciendo en la lengua local: "Omukama abawe omukisa" ("Que Dios los bendiga").
Por la tarde, Francisco se reunió con jóvenes ugandeses, a los que dirigió unas palabras para reivindicar la importancia de la educación, el empleo y la participación en la sociedad en Kololo Air Strip en Kampala.
Posteriormente, realizó una visita a la casa de caridad de Nalukolongo y luego participó de un encuentro con obispos, sacerdotes, religiosos y seminaristas del país.
El papa Francisco llegó a Uganda, segunda etapa de su primer viaje a África tras una visita de tres días a Kenya, donde fue recibido por el presidente, Yoweri Museveni, en el poder desde 1986.
El pontífice fue recibido con cantos y bailes, donde lo esperó una delegación gubernamental y religiosa, encabezada por Museveni.
El veterano presidente ugandés afirmó sentirse "honrado de recibir al papa Francisco", cuya "compasión por los pobres y franqueza de espíritu constituyen un estímulo para todos nosotros".
Tras mantener un breve encuentro con el presidente, el pontífice ensalzó la preocupación "excepcional" de Uganda por acoger a refugiados "para que puedan reconstruir sus vidas con seguridad y con el sentido de la dignidad que proporciona ganarse el sustento mediante un trabajo honrado".
"Nuestro mundo, atrapado en guerras, violencia y diversas formas de injusticia, es testigo de un movimiento de personas sin precedentes", alertó.
El Papa también aprovechó la ocasión para pedir a los gobiernos que garanticen una "buena y transparente" gestión pública, un desarrollo humano "integral" y una distribución "racional y justa" de los bienes.
Además, recordó la importancia de ofrecer a los jóvenes esperanza, oportunidades de educación, empleo remunerado y la oportunidad de participar plenamente en la vida de la sociedad.
Al igual que Kenya, Uganda se encuentra amenazada por el grupo jihadista Al-Shabab debido a la presencia de tropas ugandesas en Somalia, por lo que el gran despliegue de seguridad realizado estos días en Nairobi se mantendrá en esta segunda escala del viaje papal.
El Gobierno de Uganda ha decidido desplegar a otros 10.000 agentes en sus calles para garantizar la seguridad de la comitiva papal y de los ciudadanos durante su estancia en el país, hasta el domingo.
Alrededor del 47% de los ugandeses, es decir más de 17 millones de habitantes, son católicos. Además es uno de los países africanos donde las instituciones sociales de la Iglesia católica son más activas.
La gira del papa Francisco por África se extenderá hasta el 30 de noviembre.
Unos 10.000 agentes están desplegados velando por la seguridad de la comitiva papal y de los ciudadanos durante su estancia en Uganda, que finalizar hoy, cuando partirá rumbo a la República Centroafricana que visitará del 29 al 30 de Noviembre.
Hoy el Santo Padre sale en avión de Entebbe a Bangui (República Centroafricana). A las 10, llega al aeropuerto internacional M''Poko en Bangui, donde se hará una ceremonia de bienvenida y una visita de cortesía al presidente del Estado en el Palacio Renaissance.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora