Francisco recomienda "cariñoterapia"

Agencia Informativa Católica Argentina

Francisco recomienda "cariñoterapia"

El Santo Padre visitó el Hospital de Niños Federico Gómez de la ciudad de México. La primera dama de México, Angélica Rivera, hizo de anfitriona en el hospital. "Usted es grande por lo que dice, pero es mucho más grande por lo que hace", le expresó. Francisco resaltó la importancia de sentirse cuidados y acompañados, y agradeció a todos los que se encargan de esta tarea. "A todas las personas que no solo con medicamentos sino que con 'la cariñoterapia' ayudan a que este tiempo sea vivido con mayor alegría", agregó. "Hay un pedacito en el Evangelio que nos cuenta la vida de Jesús cuando era niño. Era bien chiquito, como algunos de ustedes. Un día los papás, José y María, lo llevaron al Templo para presentárselo a Dios. Y ahí se encuentran con un anciano que se llamaba Simeón, el cual cuando lo ve, muy decidido el viejito y con mucha alegría y gratitud, lo toma en brazos y comienza a bendecir a Dios. Ver al niño Jesús provocó en él dos cosas: un sentimiento de agradecimiento y las ganas de bendecir. Da gracias a Dios y le vinieron ganas de bendecir al viejo. Simeón es el abuelo que nos enseña esas dos actitudes fundamentales de la vida: agradecer y a su vez bendecir. Acá yo los bendigo a ustedes, los médicos los bendicen a ustedes cada vez que los curan, las enfermeras, todo el personal que trabaja los bendicen a ustedes los chicos, pero ustedes también tienen que aprender a bendecirlos a ellos y a pedirle a Jesús que los cuide porque ellos los cuidan a ustedes. Yo aquí -y no solo por la edad- me siento muy cercano a estas dos enseñanzas de Simeón. Por un lado, al cruzar esa puerta y ver sus ojos, sus sonrisas -algunos pillos- sus rostros, me generó ganas de dar gracias. Gracias por el cariño que tienen en recibirme; gracias por ver el cariño con que se los cuida aquí y con el cariño con el que se los acompaña. Gracias por el esfuerzo de tantos que están haciendo lo mejor para que puedan recuperarse rápido. Es tan importante sentirse cuidados y acompañados, sentirse queridos y saber que están buscando la mejor manera de cuidarnos, por todas esas personas digo: '¡Gracias, gracias!'. Y, a su vez, quiero bendecirlos. Quiero pedirle a Dios que los bendiga, los acompañe a ustedes y a sus familias, a todas las personas que trabajan en esta casa y buscan que esas sonrisas sigan creciendo cada día. A todas las personas que no solo curan con medicamentos sino con la 'cariñoterapia' ayudan a que este tiempo sea vivido con mayor alegría. A veces una caricia ayuda tanto a recuperarse".


¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia