El municipio de Merlo y representantes de las familias que tomaron un predio en esa localidad acordaron ayer por la tarde que no haya un desalojo.
La Justicia había pedido al Gobierno bonaerense que evite el ingreso de más personas. La Infantería evita que introduzcan materiales de construcción y se quedó hasta anoche para evitar más ocupaciones.
El abogado de los dueños de las tierras, Nicolas Ramírez, dijo: "Nunca fueron terrenos abandonados. Los propietarios vienen pidiendo lotear la zona usurpada en Merlo, pero nunca hubo respuesta de la Municipalidad". En medio de la tensión por la presencia de Infantería en esos lotes, Ramírez, que representa a dos personas físicas y a una empresa, explicó también que sus clientes varias veces intentaron poner alambrados pero los robaron.
Por otra parte, ayer el Ministerio de Seguridad bonaerense envió 300 efectivos de Infantería al predio de 60 hectáreas tomado en la localidad de Merlo, en el oeste del Gran Buenos Aires, a la espera de una orden judicial que disponga el desalojo de las tierras. Cuando los uniformados se hicieron presentes, un puñado de familias optaron por alejarse del lugar, mientras que el grueso de la familia se quedaron para "pelear" por un terrero. En medio de cruces políticos y acusaciones entre los dirigentes del distrito, el ministro Alejandro Granados apostó al personal de la Policía Bonaerense sobre la ruta 1003, donde comienzan a desparramarse precarias viviendas sin ningún tipo de servicio, y los puso a disposición del fiscal Fernando Capello.
Según explicó el funcionario de Daniel Scioli, al personal ya afectado se sumarán hoy otros 300 efectivos, para rodear las 60 hectáreas que tiene el predio usurpado desde los días previos a las elecciones del pasado 25 de octubre.
"Cuando la Justicia nos ordene desalojar, desalojamos", expresó Granados, que detalló que no cree que vaya a haber problemas para retirar a la gente del lugar, ya que no están afincados. Sostuvo que se trata de gente que vive en el mismo barrio y afirmó que son entre 550 y 600 familias, al rechazar que fueran 3 mil, como se denunció en principio. Granados consideró que la situación de ocupación se originó a partir de "un vivo que quiso perjudicar a alguien y que hizo correr la voz de que se podían tomar esos terrenos".
La toma de tierras tiene dos tramos de terrenos vacíos y una zona lindera donde se estaban construyendo unas 340 viviendas correspondientes a un plan federal.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


· Hace 12 meses

Y uno como pelotudo inscripto hace 15 años en el IPV


Se está leyendo ahora