Embed
Fuentes policiales informaron que el caso se descubrió luego de que el Sistema de Emergencias 911 recibiera un llamado que alertaba que tres hombres habían ingresado al cementerio, y que uno de ellos había caído en una tumba.
Enseguida arribó al lugar personal de Bomberos y del servicio de emergencias, pero ya era tarde y descubrieron el cuerpo sin vida de Joel Lagos, un estudiante de abogacía que vivía en San Miguel de Tucumán, pero que era oriundo de Santa Cruz.
De acuerdo con las investigaciones preliminares, uno de los jóvenes, por razones que se analizan, intentó ingresar a un viejo mausoleo, pisó una rejilla oxidada que cedió y cayó a un subsuelo de aproximadamente 4 metros de profundidad. Al parecer, Lagos falleció como consecuencia de los golpes sufridos en la caída. Los jóvenes habían ido al recital de Divididos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora