La pintoresca localidad de Chicoana apuesta por convertirse en un polo turístico sustentable, allí donde el Valle de Lerma se conecta con la belleza imponente de los Valles Calchaquíes. La localidad busca formar parte del programa Lugares Mágicos, que lleva adelante el Ministerio de Cultura y Turismo de la Provincia.
Pero debe contar primero con el aval de la comunidad local como requisito. Por ello se convoca a todos los vecinos a participar de un taller el miércoles 10 de agosto a las 20, en el salón de la Cámara del Tabaco de Salta, delegación Chicoana.
Vecinos y representantes de diversas instituciones abordarán diferentes aspectos de la postulación. "El municipio cuenta con su patrimonio natural y cultural, a lo que se suma la vocación turística de su comunidad y la capacidad de gestión", dijeron desde la comuna local.
El programa
El plan busca contar con localidades que, por sus tradiciones, paisajes, modo de vida e historia, posean una "magia" en sus manifestaciones socioculturales, de forma tal que se transformen en íconos turísticos salteños.
El programa seleccionará en una primera etapa solo tres municipios, mientras que su implementación llevará dos años, con inversiones en el rescate del patrimonio arquitectónico, la puesta en valor de atractivos turísticos y la preservación del ambiente.

Aires coloniales
Chicoana se encuentra a 40 km de la ciudad de Salta. Su principal actividad gira en torno al cultivo del tabaco. El pueblo se caracteriza por sus calles y casonas coloniales que permiten observar los imponentes macizos cordilleranos.
Es considerada, además, la capital provincial y nacional del tamal. En julio se destaca el encuentro nacional de doma y folclore y el concurso del tamal, que se lleva a cabo todos los años de manera ininterrumpida. Las tradiciones gauchas y la gastronomía regional son durante tres días protagonistas absolutos.
En agosto sobresale la Fiesta Provincial del Tabaco que se realiza en honor a San Isidro Labrador, con desfiles de carrozas, concursos, música y comidas típicas, que forman parte de una nutrida agenda de actividades, organizadas por la Cámara del Tabaco Delegación Chicoana y la Municipalidad local.
Atractivos naturales
Pero, sin duda, los paisajes de Chicoana son imponentes. La quebrada de Escoipe, encerrada entre las montañas y flanqueada por la ruta 33, es el principio de la aventura.
En medio de laureles, que dan nombre al primer tramo del camino, sauces, nogales criollos, durazneros, algunas coníferas y álamos son la constante del viaje, desde donde se aprecian imponentes montañas que mezclan su componente mineral con helechos, pastizales nativos y flores silvestres.
El camino es cruzado en reiteradas ocasiones por vertientes que bajan desde las alturas, pero no constituyen un obstáculo para los turistas.
Por su parte, la cuesta del Obispo, llamada así porque en 1622 la máxima autoridad eclesiástica salteña de entonces, monseñor Cortazar, que viajaba desde Salta a Cachi, tuvo que pernoctar en la mitad de la subida.
A 3.340 metros sobre el nivel del mar, se halla el lugar más alto, en la conocida Piedra del Molino, un monumento enclavado en medio del parque nacional Los Cardones, un territorio que se pierde de la vista y que está sembrado de miles de cactus gigantes, entre los que no es difícil poder observar guanacos, cabras y ovejas.
Cerca de allí hay un oratorio de piedra construido hace muchísimos años. La tradición relata que la primera capilla fue construida en ese mismo lugar donde los nativos habían levantado una apacheta.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Comentá esta noticia