Una fuerte interna se desató en la Cancillería entre la ministra, Susana Malcorra, y el principal asesor presidencial para la política exterior, Fulvio Pompeo, y derivó en la salida del jefe de Gabinete del ministerio, Marcelo Suárez Salvia.
Según confirmaron fuentes oficiales, Suárez Salvia había llegado al cargo apoyado por Pompeo pero quedó enfrentado al coordinador de Asuntos Estratégicos de la Cancillería, Mauricio Salmoyraghi, quien es un hombre de máxima confianza de Malcorra. Las fuentes indicaron que en la pelea intercedió el jefe de Gabinete nacional, Marcos Peña, quien agendó un encuentro entre Salmoyraghi y Pompeo, mientras que la Canciller se encuentra en Cuba, en una visita oficial.
No está claro si Peña intercederá para revertir el desplazamiento de Suárez Salvia, cuya salida es conocida desde este jueves en los pasillos del ministerio. Como trasfondo de la puja entre las dos figuras más importantes de la diplomacia nacional, también se esconde una tensión entre los diplomáticos de carrera cercanos al radicalismo del ministerio y los funcionarios recién llegados del PRO.
La pelea, de acuerdo con las fuentes, frena la cobertura de puestos clave y el normal desarrollo del ministerio, por lo que Malcorra decidió la remoción del jefe de Gabinete. En el palacio San Martín especulan con que la canciller aspira al cargo de secretaria General de Naciones Unidas, un cargo que se renueva en septiembre, cuando concluya la misión de Ban Ki-moon, por lo que su estadía en Buenos Aires podría ser corta. Malcorra fue jefa de Gabinete de Ban hasta su designación como canciller argentina.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia