Ayer se realizó una nueva reunión de la Mesa de Seguridad del Paseo Balcarce, que tiene como fin intentar encontrarle una solución a la conflictividad social que se vive en la zona.
Allí volvieron a definirse las tres posiciones: los empresarios insisten en mantener una Balcarce nocturna multitudinaria; con bailables, por supuesto. El gobierno municipal sostiene la postura de prorrogar las habilitaciones de seis locales con "anexo baile" por un año, documentando en un acta que en junio de 2017, los bailables se mudan, o cambian de rubro. La tercera posición es, directamente, no renovar las habilitaciones y que se vayan todos los bailables ya.
Del encuentro participaron los comerciantes de la zona Ignacio Valenti, Martín Otero, Carlos Urtasún y Juan Chibán. concejales, funcionarios del Ejecutivo municipal y personal de las fuerzas de seguridad.
El subsecretario de Control Comercial, Nicolás Avellaneda, adelantó que, tras la firma del acta acuerdo con los empresarios de los bailables, en los próximos días el Ejecutivo presentará un proyecto de ordenanza para asegurar que no habrá más bailables en la Balcarce. La zona, sostiene la intendencia, no está en condiciones de recibir un flujo de esa magnitud y el Código de Planeamiento Urbano no lo admite.
El empresario Carlos Urtasún llevó la voz cantante de sus colegas y afirmó que desde marzo la concurrencia del público en la Balcarce bajó un 90%. "Hay 20 negocios cerrados en el corredor. Hay una situación que es real y es que en la Balcarce ya no hay nadie", expresó.
Por su parte, el empresario Ignacio Valenti expresó que la principal intención de los empresarios es defender los puestos de trabajo. "Asumimos el compromiso para encontrar una solución pero realmente no sabemos cómo vamos a seguir trabajando. Hay dos posiciones que están enfrentadas, no hay consenso y los tiempos siguen apremiando; necesitamos ya una definición para saber de qué forma vamos a seguir trabajando".
Menos gente, menos violencia
El comisario mayor Benjamín Hinojosa destacó que la conflictividad social bajó en estos últimos tres meses y lo atribuyó a un "mayor cumplimiento de las normas por parte de los locales y al control conjunto de la Policía con la Municipalidad". Pero Urtasún argumentó que la conflictividad bajó la cantidad de público. "Obviamente que va a bajar, es la paz del cementerio", aseveró.
Proyecto para que se queden
Los concejales Andrés Suriani (PRO), Gustavo Serralta (PJ) y David Leiva (PV) apuestan a la continuidad y proponen que los locales puedan tener un mínimo del 50% de la superficie destinada para anexos de espectáculos artísticos y/o baile pero limitando el acceso a 500 personas. Además piden que se modifique el horario de cierre de manera diferenciada y rotativa estableciendo a horas 4, 5 y 5.30, según rubro y grupos establecidos. Se suma la creación de un sistema de estacionamiento con tarifa única y con personal identificado y registrado. También, que los propietarios garanticen la seguridad y la asistencia médica.

Villamayor, intransigente

"Me preocupa ver que en las conclusiones parece primar la petición de los empresarios que piden prórrogas y que se continúe el anexo baile, y no la integridad de las personas que asisten al lugar", advirtió la concejal Socorro Villamayor.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...