G-20, todavía sin novedades

Nicolás Tereschuk

G-20, todavía sin novedades

Ocho años ya pasaron desde la mayor crisis económica mundial de la que tengan memoria varias generaciones y una vez más los funcionarios a cargo de definir el rumbo de la producción y el trabajo globales se vieron las caras sin poder articular respuestas concretas.
Tras el encuentro de los ministros del G-20, otra vez la principal novedad es que no hay verdaderas novedades. Los funcionarios de los países desarrollados y los emergentes "no pudieron acordar un empuje conjunto para nuevas medidas de estímulo".
Lo que resta es seguir esperando, en este caso a los próximos datos oficiales que se emitirán sobre las economías de China, Estados Unidos, Europa y Japón.
Como telón de fondo está el temor de que la leve recuperación se convierta en un nuevo pico recesivo.
Con los dos pies en la ortodoxia económica, la mayoría del establishment económico miran el electrocardiograma casi plano de la inflación europea para tomar posibles -y tímidas- medidas.
Así, ese indicador subió en enero, pero se espera que haya caído nuevamente este mes, demostrando una vez más que los miles de millones de euros dispuestos para estimular las economías del Viejo Continente se parecen a algunas gotas en el mar.
Con una economía estadounidense algo más sólida, el mundo sigue mal: el banco Citi recortó levemente sus previsiones de crecimiento global de 2,7 a 2,5 en las últimas horas.
Y advirtieron que el crecimiento podría ser incluso menor al dos por ciento, lo que equivaldría a una recesión global, debido al mal momento que atraviesan las economías emergentes.
Además, el planteo británico para que todos los integrantes del G-20 instaran a sus conciudadanos a no impulsar una salida de ese país de la UE fue ampliamente reflejada por los medios internacionales.

¿Qué te pareció esta noticia?

Compartí

0

Te puede Interesar

Comentá esta Noticia