Fernando Sanchez tiene 14 años, padece disminución visual y se consagró subcampeón argentino en la competencia llevada a cabo en la ciudad de Mar del Plata. En Rosario lo esperaba la autobomba para pasearlo como un héroe frente a toda la comunidad que se mostró orgullosa de su logro.
Asiste a la escuela de educación especial "Santa Lucía" y juega en el seleccionado salteño de discapacidad.
En diálogo con El Tribuno, Fernando expresó: "Lo pasé muy bien, conocí muchas cosas como el mar, el agua salada, la arena, los caracoles que no sabía cómo eran. También conocí el hotel y estoy feliz".
Y agregó: "Entre todos los deportes, el atletismo es el que más me gusta".
Luis Fernando Molina es su profesor y quien lo acompañó en este viaje. "Desde que lo vi correr, supe que su fuerte sería el atletismo y por suerte, a él siempre le atrajo esta disciplina. Tuvo la posibilidad de entrenar en la arena y conocer cosas nuevas antes de la competencia que fueron de dos días: una de carrera y otro de lanzamiento", indicó.
Sánchez compitió en la categoría B1, junto a 21 chicos. Todos los que participaron allí padecen ceguera total. Obtuvo el 2º puesto, un niño de Córdoba el 1º y otro de Río Negro el 3º. A raíz de sus resultados, muchos quedaron sorprendidos por el rendimiento del rosarino en el certamen. "Uno de los coordinadores de Salta, me manifestó que tratemos de apoyarlo porque él tiene muchas condiciones para seguir haciendo esta disciplina", subrayó la directora de la institución, Elena González.
Gran recibimiento
Cuando el viernes pasado el sub campeón arribó a la ciudad, fue recibido al ritmo de "dale campeón", por un gran número de personas y arriba del camión de los bomberos con las sirenas, lo llevaron a recorrer las calles de la ciudad.
"No paraba de llorar de la emoción, no se lo esperaba", comentó su mamá.
Disminuido visual
Fernando tiene 7 hermanos y él es el penúltimo. Él junto con su hermano menor padecen la misma discapacidad. No solo le gusta practicar atletismo, también le gusta jugar al fútbol. Norma Isabel Miranda es su mamá y cuenta que es un chico muy activo. Le gusta la música, cantar y tocar el bombo.
"Nació con catarata congénita. Cuando cumplió un año, nosotros lo hablábamos y el caminaba pero poniendo las manos delante de su cuerpo. Ahí nos dimos cuenta que algo pasaba, lo llevamos al ocultista y ese fue el diagnostico. Él era pequeño y podía ver pero con el tiempo tuvo que someterse a tres operaciones de cada ojo. Del derecho perdió la visión totalmente y del otro solo puede ver el 10%", expresó Norma.
Su profesor de Educación Física indicó que "es un buen alumno, nada más que algunas veces se revela un poco, pero es producto de la perdida de la visión".
Falta de apoyo
Un punto negativo a destacar es que el chico lamentablemente no cuenta con un apoyo económico salvo el que le brinda la escuela. Fernando pertenece al seleccionado salteño, por lo que una vez, cada dos meses necesitar ir a entrenar a la capital salteña y muchas veces, no pudo asistir porque no cuenta con los fondos suficientes.
"A veces tengo para mandarlo, otra veces no. Él no tiene apoyo económico de nadie", manifestó Norma.
A su vez el docente hizo hincapié en que si bien tiene excelentes condiciones, con una ayuda sería aún mejor. "No tenemos medio que nos apoyen, nos resulta muy difícil todo, pero por suerte todo el sacrificio que hicimos nosotros tuvo su fruto. En esta competencia pudimos observar que en otras provincias el apoyo al deportista es incondicional, le brindan una dieta especial y vestimenta, entre otras cosas".
A la espera de que alguien pueda acercarse a la institución para ofrecer alguna solución a este tema, Fernando seguirá entrenando para demostrar sus condiciones y hacer lo que tanto le gusta: vivir a pesar de las dificultades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora