En los mercados financieros lo que importa es la información que es considerada nueva. Es por eso que en general se dice que lo relevante es anticiparse a lo que pueda pasar. Incluso existe un viejo adagio que indica comprar con el rumor y vender con la noticia. El rumor, que las encuestas indicaban como algo altamente probable, era que Mauricio Macri ganaría las elecciones presidenciales; la noticia fue justamente que ganó. Las acciones argentinas que cotizan en los Estados Unidos (los llamados ADRs) tuvieron la semana pasada una caída promedio del 12%. Las acciones argentinas que cotizan en los Estados Unidos (los llamados ADRs) tuvieron la semana pasada una caída promedio del 12%. Ahora bien, ¿qué deberíamos esperar? ¿Es posible trazar un plan contingente en función de lo que las acciones hagan en esta semana que comienza? Las acciones que más cayeron en la semana tienen una particularidad: son las únicas que hasta el momento siguen mostrando una tendencia alcista clara en lo que va del año. Esto representa un llamado de atención, ya que en general las que están en tendencia deberían poder soportar mejor los momentos de caída. La acción que peor desarrollo muestra es IRSA (es la única que está prácticamente en su nivel mínimo de los últimos 12 meses). ¿Por qué la destaco? Porque sus ingresos están enteramente denominados en pesos (alquileres de propiedades). Cuando la acción de IRSA en dólares cae de la manera en que lo está haciendo, todo parece indicar que el mercado empieza a preocuparse por el tamaño de la devaluación que será necesaria para que Argentina estabilice sus números.
¿Qué hacer? En caso de que viéramos una importante recuperación, habrá que comprar las acciones en tendencia alcista y evitar por completo aquellas que están en tendencia bajista. Aún cuando muchos indiquen que "parecen atrasadas".
¿Qué está indicando la caída de la Bolsa? En principio podríamos suponer que se está empezando a anticipar a lo que será el proceso de rehabilitación que tendrá que atravesar la economía. Esto implica reacomodar una gran cantidad de precios que estuvieron intervenidos durante años. E incluye a los subsidios: no hay que entender mucho de economía para darse cuenta de que la boleta de gas o de luz no puede costar lo mismo que un almuerzo. Simplemente algo está mal.
Tampoco hay que entender demasiado para intuir que una economía no puede funcionar correctamente con seis o siete precios diferentes del dólar. Y es probablemente el valor de ese dólar único que vendrá el que más tiene en vilo a las acciones de las compañías argentinas denominadas en dólares. La economía argentina tendrá que atravesar una ardua transición hasta volver a alcanzar un buen estado de salud. En estos momentos se asemeja a una persona que corre y que tiene problemas en las rodillas. La era K deja a las rodillas de la economía totalmente maltrechas: con los meniscos y los ligamentos cruzados rotos. Ahora habrá que operarse y hacer la rehabilitación. Eso lleva esfuerzo y tiempo, pero también posibilitará que la economía pueda volver a correr y a crecer, algo que no consigue hace cuatro años. Soy optimista respecto de la segunda mitad de 2016. Quizá lo sea antes. Pero sin dudas el año que viene será el primero en que me empiecen a escuchar decir "hay que vender los dólares y colocar los pesos a plazo fijo". Sin embargo, creo que aún falta para ese momento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Agustin Juan Angel Ponisio
Agustin Juan Angel Ponisio · Hace 12 meses

La bolsa subió mucho con el rumor y ahora con la realidad hay una toma de ganacias, pero tiene base firme, no sé si en 12000 puntos o un poco menos hay varias posiciones al respecto. Cordialmente


Se está leyendo ahora