Miguel Osvaldo Sosa es comisario principal retirado y el primer miembro de la Policía de la Provincia que en 2008 denunció internamente los primeros vínculos dentro de la fuerza con el delito. Esa acción le valió que durante 3 años le otorgaran licencia, hasta que en el 2011 fue prácticamente obligado a retirarse. Sus primeras denuncias coincidieron con la incursión en el norte de los tristemente recordados narcopolicías Gabriel Giménez y Carlos Gallardo, sorprendidos en mayo de 2011 por una patrulla ambiental con un cargamento de 50 kilogramos de cocaína.
Pasados 5 años de aquel episodio, Osvaldo "El Lobo" Sosa, hoy instructor de personal de varias empresas de seguridad privada, analiza la situación de la fuerza, los vínculos de algunos policías con el delito y las posibles soluciones a una problemática que repercute directamente en la inseguridad.
¿Cuándo comenzó a denunciar las actitudes sospechosas de miembros de la fuerza?
En 2008, y las reiteré en 2009 y 2010; lo primero que advertí fue la incursión del narcotráfico dentro de la fuerza. La respuesta de mis superiores a quienes les elevé las denuncias fue inmediata. Desde el 2008 hasta el 2011 los ciudadanos de esta provincia me abonaron religiosamente mi sueldo y todas mis remuneraciones mientras me obligaban a tomarme todas mis licencias juntas. Transcurridos esos tres años me obligaron a retirarme, porque si volvía debía ascender a comisario mayor. Además, me sancionaron con el argumento de que puse en tela de juicio la honorabilidad de los integrantes del estado mayor de la Policía de Salta y me dieron 40 días de arresto. Era tal la persecución que sufría que con mis amigos de la Policía me tenía que ver a escondidas para no comprometerlos.
¿Cuál fue el último cargo que ejerció dentro de la Policía?
Era segundo jefe de la Unidad Regional 4 y un día fui a Salvador Mazza, de donde soy oriundo, y sorprendí a algunos policías de Drogas y de Inteligencia de otras jurisdicciones reunidos con narcos de la zona. Las reuniones entre estos oficiales y las bandas eran frencuentes. Apenas vine a mi oficina elevé un informe a mis superiores. En agosto de ese año solicité una licencia de 15 días para asistir a la festividad de la Virgen de Urkupiña. Fue la última vez que vestí el uniforme de la Policía. La intención era darme de baja y hasta mis propios compañeros me tomaron por un fabulador. A muchos les cayó la ficha cuando una patrulla ambiental, casi por casualidad, detuvo al subcomisario Giménez y al principal Gallardo con un cargamento de droga.
¿Cuál es el ánimo del policía salteño en este momento?
Los policías honestos están oprimidos, agotados fisica y mentalmente y no confían en sus superiores; los delincuentes que le provocan un gran daño a la institución están tranquilos. Los policías corruptos ven la facilidad con la que se opera, tienen el pésimo ejemplo de algunos jefes, pero sobre todo integran una fuerza descontrolada. Yo le tengo un gran aprecio al jefe de Policía Ángel Silvestre; fuimos compañeros cuando iniciamos el 911 en la provincia de Salta y lo considero un hombre honesto y muy inteligente. Pero me parece extraño que cuando surgen sospechas sobre un policía, en lugar de separarlo preventivamente lo trasladan; es como una metástasis, porque entonces ese policía inescrupuloso sigue diseminando su mal accionar; nadie pensará que de pronto se volverá honesto. Confianza y seguridad es lo que falta afuera y adentro de la Policía de Salta.
¿En el norte, con qué delitos se vincula el personal policial?
Para ser honesto no es solo el personal policial, porque las otras fuerzas tienen sus problemas y bien serios; pero yo hablo de la Policía porque es la que me interesa. El tráfico de drogas y el contrabando son las dos actividades ilícitas fuertes, por la recaudación. En la frontera Salvador Mazza-Pocitos hay dos puntos fundamentales por donde el contrabando va y viene a sus anchas; de noche, caravanas de camiones que llevan granos, precursores químicos, cargas generales y lo que se le ocurra pasan por San Martín -al oeste del puente internacional- y Madrejones, a unos 6 kilómetros del Sector 5 hacia el este. Allí los que tienen que cuidar que eso no pase cobran peaje y recaudan mucho dinero. La ventaja del contrabando por Madrejones es que los camiones pueden llegar hasta Villamontes. Para evitar los controles ingresan más al sur, por Campo Durán, hasta la quebrada internacional; pero eso lo saben todos los que trabajan ahí.
¿Y con relación al narcotráfico?
Las pistas donde se carga la droga no están en Yacuiba ni en Pocitos, están a unos 30 kilómetros más al norte, en las afueras del pueblo de Caraparí. La descubrimos casi por casualidad, investigando el homicidio de una chica cuyo cuerpo apareció años atrás en la quebrada internacional. De allí las aeronaves cargan la droga y las arrojan en el valle de Acambuco, a veces usan pequeños paracaídas. Hasta allí llegan los vehículos, que usan los caminos de las petroleras y las recogen para sacarla de la zona, pero reitero, si yo que no estoy en actividad lo sé, cómo no lo saben los investigadores. No por nada en agosto se produjo en Acambuco ese enfrentamiento entre policías y gendarmes, y tengo sospechas de que la versión oficial no tiene nada que ver con la realidad.
¿Cuál cree que es el camino para tener una policía eficiente?
No se puede curar un enfermo grave dando un remedio vencido, y en mi humilde opinión la Policía de Salta es remedio vencido. La Escuela de Policía no puede existir más, porque quien quiera ser policía por vocación debería estudiar una carrera superior y elegir si quiere ser policía, docente o abogado. El policía debe egresar con autoestima, prestigio y con una formación integral, dejando de lado la obediencia debida. Deberían dotar de buenos polígonos de tiro, porque muchos policías no saben usar sus armas, con el riesgo que eso significa. Deben dar una formación sobre derechos humanos para que se terminen los apremios ilegales y técnicas para poder disuadir al delincuente sin ocasionarle daños. Eso es lo mínimo indispensable.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


luis lescano
luis lescano · Hace 1 mes

Y LOS JUECES???????????????COBRAN TANTO AL VICIO???????????????????

pablo ezequiel lozano
pablo ezequiel lozano · Hace 1 mes

Soy de Pocitos por el Tribuno puedo denunciar porque si voy a gendarmeria o la policia es denunciar a la "nada" te vas y se cagan de risa si alguien de aguaray o pocitos ve a policias con camioneta o km amarok ultimo modelo que investiguen de donde la sacaron los canas aki hay gendarmes que tienen mas propiedades que la planta aloevera!!! no todos son iguales la yuta tambien!!

ALBERT LUIS
ALBERT LUIS · Hace 1 mes

mi estimado Pablo Ezquiel Lozano....si tiene alguna duda haga su denuncia a estos tel absoluta reserva y confianza P Federal -G 4312-62014313.......Ofc DEA.....se esta investigando todos los movimientos de los Uniformados en Oran Tartagal Pocitos....cada dia se comprueba la Complicidad del Poder Politico de Salta....una doble Lucha....no vaya a la Policia Provincial...Ni Guardia de Gen.-darmeria

pablo ezequiel lozano
pablo ezequiel lozano · Hace 1 mes

Soy de pocitos gracias a el Tribuno puedo denunciar si hablo aparezco colgado, como hacen los policias algunos para tener camionetas 0 amarok con el sueldo que cobran y de ultimo modelo? averiguen a cuentos de pocitos y aguaray le dieron una a cambio de la droga

luis lescano
luis lescano · Hace 1 mes

BIEN MIGUEL SOSA ... SOS UN CAPO TOTAL AHORA TENE CUIDADO CON LOS MAS CAPOS PORQUE COMO VOS DECIS ESTAN AGARRADOS COMO LAS PIRAÑAS....TIENEN QUE UNIRSE BIEN Y PEDIR A LOS JUECES LE DEN PROTECCIO,,,BIEN PAPAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

luis lescano
luis lescano · Hace 1 mes

NOS PREPAREMOS EN TARTAGAL Y TODO EL INTERIOR A ESCRACHARLOS Y DELATAR A TODOS LAS LACRAS DE LOS POLICIAS Y GENTE QUE TRAS UN UNIFORME DELINQUEN......HAY POCOS UNIFORMADOS RESPETABLES PERO LA PLANA MAYOR LOS CONTAGIAN O OBLIGAN A PRENDERSE COMO LA MORDIDITA DE R. MARTINNNNNNNNNNNNNNNNN


Se está leyendo ahora