Asociaciones de consumidores pidieron ayer al Gobierno considerar lo que se debatirá en la audiencia pública de la próxima semana y alertaron que un incremento del 203% seguirá siendo "elevado", dado que los salarios escalaron sólo 30% este año.
Representantes de 32 asociaciones de consumidores de la Argentina fueron recibidos ayer por el jefe de Gabinete económico, Gustavo Lopetegui; el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren; el interventor del Enargas, David Tezanos; y el director nacional de Defensa del Consumidor, Fernando Blanco Muiño.
"Proponemos una disminución gradual y previsible de los subsidios a la producción e importación de gas natural en los próximos tres años. Mantendremos la protección sobre los más vulnerables asegurándonos que la Tarifa Social llegue a quién la necesita", dijeron los funcionarios.
Aranguren y Lopetegui aclararon que el Gobierno busca generar conciencia sobre el uso racional energético en la economía familiar y el cambio climático y afirmaron que el objetivo es lograr un "suministro energético más justo y que promueva la producción local y el trabajo argentino".
El encuentro se realizó desde las 9:00 en el Palacio de Hacienda, en el marco de las reuniones informativas acerca de la instrumentación de la readecuación de tarifas de gas, para la audiencia pública del 16 de septiembre.
La propuesta oficial contempla una suba promedio del 203% para los hogares en comparación con la tarifa actualmente vigente, pero por debajo del incremento en torno al 325% que había dispuesto a partir del 1º de abril, lo que había despertado rechazo en ciertos sectores y fue finalmente anulado por la Corte.
Héctor Polino, presidente de Consumidores Libres, dijo a NA en la reunión -"cordial, con buen clima"- se presentaron las nuevas tarifas que regirían a partir de octubre, pero no se explicó cuál es el plan de inversiones que desarrollarán las empresas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora