En marzo pasado se realizó en esta Defensoría del Pueblo de la Nación la primera reunión, en la que participaron cuatro referentes de la zona afectada, un representante de Relaciones Institucionales de Enarsa, el director de Afirmación de Derechos del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), e integrantes de la Oficina Derechos de los Pueblos Indígenas del Defensor del Pueblo de la Nación. En dicha reunión se planteó la posibilidad de propiciar un proceso de consulta por el paso de la obra.
En ese marco, la Defensoría se comprometió a visitar el territorio para dialogar con referentes de todas las comunidades sobre las implicancias de un proceso de esa naturaleza y recorrer la zona afectada.
Por ello, agentes de la institución visitaron el KM 5 y se reunieron con unos 20 dirigentes, quienes denunciaron las consecuencias que la obra ya realizada tiene sobre sus vidas, tales como la imposibilidad de acceder a zonas de caza y recolección que quedaron dentro de una "zona de seguridad" establecida por la empresa, las dificultades para recoger miel, ya que tal actividad incluye el uso de fuego, lo cual representa un peligro considerando la cercanía con el ducto.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora