Grandes o pequeñas, pueden brillar sobre un anillo o colgar sobre una gargantilla. Algunas se esconden el fondo de la cartera, otras se colocan en los escritorios de la casa o en la mesa de la cocina. Son gemas o piedras que ayudan a canalizar sueños y pueden mejorar incluso los estados de ánimo. Todo depende de cómo y quién usa, ve y siente la piedra.
"Las piedras pueden estar en cualquier lugar de la casa. Lo importante es saber qué querés hacer con ella. Si ponés un ágata en la mesa de luz porque te transmite energía y no vas a poder descansar", le explicó Paulina Gerstenfeld a El Tribuno.
Paulina junto a su socia María Belén Montenegro se dedican la venta de gemas semipreciosas a través de Facebook, en Orgonitos. Tiene 28 años y realizó un curso de gemoterapia en Córdoba. "Desde chica me fascinaban las piedras. Las colecciono desde siempre y ahora además las aplico en mi vida", contó Paulina.
Entre algunos de los consejos que dejó, recordó que siempre es mejor la piedra en bruto. Cuando están trabajadas se pierde su valor energético. "Siempre le digo a mis clientes que cuando pierden una piedra es porque no la necesitaban. Lo mejor es que se lleven otra no que repongan lo que tenían", explica la especialista en gemas.
Como gemoterapista, Paulina contó que con las piedras también se hacen infusiones o tintas madres que se utilizan para masajes. "Es un trabajo muy minucioso y requiere de mucho tiempo. Para hacer una tinta madre se necesita por lo menos un mes de trabajo con la gema", destacó.
Paulina también explicó que las piedras deben limpiarse. "Lo más sencillo es tomar la piedra y ponerla bajo agua. También se las puede poner en un bol de vidrio, con agua y sal. Lo ideal es hacerlo durante toda la noche, teniendo en cuenta si la piedra es lunar o solar. Una amatista se carga con la luna. Otra forma es enterrarlas en la tierra un par de horas para que se limpie", detalló la joven.
Las ágatas y las amatistas con las que trabaja Orgonitos son brasileñas y algunas piedras llegan de la mina de Wanda en Misiones.
Las ventas se acuerdan a través de Facebook y se pagan de contado. Los precios van de 80 a 200 pesos.

De la Luna

Es una piedra que resalta la femineidad. Si bien es ideal para que la lleve la mujer no quiere decir que los hombres no la puedan usar.
Es una piedra que ayuda durante los ciclos menstruales, durante el embarazo y durante el parto. Es próspera para la fertilidad. Hay que recordar que la Luna rige las hormonas femeninas y a la mujer. Lo que hace es equilibrar el lado femenino, por eso es que a algunos hombres también le viene bien.
Paulina Gerstenfeld piedras gemas de la luna 2.jpg
Foto: Javier Corbalán
Foto: Javier Corbalán

Obsidiana roja

No es una piedra común ni fácil de encontrar, mucho menos en forma de péndulo. Para darle esa forma se la tiene que cincelar mucho. Es una piedra que como toda piedra roja ayuda en la protección en general, pero la oxidiana tiene un poder mayor en las energías negativas. Funciona casi como la turmalina, que es una canalizadora de la mala energía. Actúa de imán, toma la mala energía, la concentra en la piedra y la expulsa, y mucho mejor si en péndulo.
Paulina Gerstenfeld piedras gemas obsidiana roja 3.jpg
Foto: Javier Corbalán
Foto: Javier Corbalán

Ágatas

Son equilibradoras por excelencia de la energía. Cuando la persona está muy nerviosa, baja la ansiedad, y cuando se está deprimido ayuda a elevar la energía.
El ágata fue muy venerada por los antiguos y se la consideraba como la piedra de la ciencia. Se creía que el ágata de la India era el mejor remedio para las enfermedades de los ojos.
También ayuda a las personas anémicas a recuperar y equilibrar sus energías.
Paulina Gerstenfeld piedras gemas agata 4.jpg
Foto: Javier Corbalán
Foto: Javier Corbalán

Pirita

Se la conoce como el oro de los tontos. Es muy buena para la abundancia.
Además de usarla en la personas, se puede dejar la piedra en algún lugar de la casa donde haya mucho tránsito. Es una piedra de abundancia, si bien se concentra en lo económico se aplica en casi todos los aspectos. En una interpretación positiva, la pirita puede mostrarse como un iniciador, aportando una chispa de inspiración. También ayuda a regular el sistema digestivo, con una acción limpiadora.
Paulina Gerstenfeld piedras gemas pirita 5.jpg
Foto: Javier Corbalán
Foto: Javier Corbalán

Amatistas

Es una piedra transmutadora. El violeta es el color de la transmutación. Ayuda a lograr el equilibrio en la meditación. Cuando uno medita puede utilizarla como un método de concentración.
Al igual que el quarzo, si es rosa es la piedra del amor y de la autoestima. Se dice que eleva los niveles de amor, no solo para encontrar una pareja, sino el amor propio. Mientras que el quarzo cristal se puede "intencionar".
Paulina Gerstenfeld piedras gemas amatista 6.jpg
Foto: Javier Corbalán
Foto: Javier Corbalán
Lapizlázuli
Es la piedra de la comunicación. Ayuda a las personas que tienen dificultades para hablar o les cuesta decir las cosas. Permite superar depresiones y es benéfico para el sistema nervioso, el respiratorio y el hipertiroidismo. Limpia los órganos, el tuétano de los huesos, las glándulas timo y el sistema inmunitario. Ayuda a superar las pérdidas de audición, purifica la sangre y potencia el sistema inmunológico. Alivia el insomnio, el vértigo y mejora la presión sanguínea. Está considerado como amuleto de fidelidad.
Paulina Gerstenfeld piedras gemas lapizlazuli 7.jpg
Foto: Javier Corbalán
Foto: Javier Corbalán

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


CARLA BARQUET
CARLA BARQUET · Hace 7 meses

SON GENIALES!

CARLA BARQUET
CARLA BARQUET · Hace 7 meses

SON UNAS MARAVILLAS!! RE FUNCIONAN!


Se está leyendo ahora