El 22 de marzo del año 1816, en Cerrillos se celebra el, quizá, más importante pacto de paz, entre Martín Miguel de Güemes y José Rondeau, que posibilita la Independencia Argentina, junto a otras naciones como Chile y Perú, tal vez de toda América. Independencia concretada el 9 de Julio de 1816 en la provincia de Tucumán. Pacto que impidió una guerra civil, un derramamiento de sangre que el Gral. Güemes, apoyado por su hermana, Macacha, supieron evitar con aquel "Pacto de San José de los Cerrillos". El Gral. San Martín, desde Mendoza, lo festejó con repique de campanas, con una salva de 20 cañonazos, y manifestó su satisfacción diciendo: "Más de mil victorias he celebrado la mil veces feliz unión de Güemes y Rondeau".
Gracias a este acuerdo, San Martín puede organizar el cruce de los Andes para liberar a Chile y Perú. Coordinadamente, Güemes no sólo defendería el norte de las Provincias Unidas del Río de la Plata, sino que avanzaría hacia Cuzco para realizar un efecto pinza con San Martín, y así, derrotar y expulsar definitivamente a los realistas de América.
Los realistas comandados por Pezuela tenían el propósito y la misión de llegar a Buenos Aires.
Creo, que si hoy estamos celebrando el Bicentenario de nuestra Patria, es gracias al valiente Martín Gemes, junto a sus campeones gauchos que él tenía el honor de mandar. Haciendo una revisión de la historia Argentina, recién en este año se lo reconoce, como héroe nacional.
Creo, con absoluta certeza que aún falta que sea reconocido a nivel continental, como uno de los campeones americanos. Porque, la historia así lo dice, fue el general argentino que más batallas libró, al punto de ofrendar su vida en la última. Es por eso que se debería promocionar una réplica de nuestro monumento a Gemes en Chile, Perú y Bolivia, como homenaje a tan importante aporte por la liberación americana.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora