Al menos tres cerdos pertenecientes a la granja municipal de la ciudad de General Güemes perdieron la vida como consecuencia de la tormenta que azotó la ciudad entre la noche del viernes y la mañana del sábado. De acuerdo a lo informado por Luciano Ruiz, quien será el encargado de la granja municipal a partir del próximo 10 de diciembre, estas lamentables muertes fueron el resultado de falta de atención a los animales de la granja. "Los fines de semana no va nadie a cuidarlos. Es muy lamentable darnos con este panorama, toda la granja inundada y tres maltones sin vida", expresó a El Tribuno.
Lo que más afectó a Ruiz fue ver que los cadáveres estaban mutilados. "Las chanchas se comieron parte de sus crías. Esto es porque tenían hambre. Por el peso de los animales, no estaban bien alimentados. Todo el lugar padece de un gran abandono. Voy a tener mucho trabajo cuando me haga cargo. Lamentablemente fueron víctimas de la irresponsabilidad", indicó, indignado, Luciano Ruiz.
PORCINO.jpg
La granja municipal está ubicada detrás de la Central Térmica Güemes sobre el camino que conduce a la cárcel federal, a un kilómetro de la ciudad de General Güemes. Fue creada para cría de animales para el consumo en los comedores asistenciales. Hay gallinas, conejos y cerdos. Es utilizado como un lugar de esparcimiento.
Una gran acequia de riego recorre la granja por uno de sus laterales. Esta desborda en forma constante cuando hay fuertes tormentas. Sus aguas caen sobre el terreno de la granja que es mucho más bajo que las tierras de riego. Sin una rápida salida, el agua queda estacionada e inunda el lugar. Los animales de porte pequeño se ven entrampados en sus jaulas sin poder salir y se ahogan lentamente a pesar de sus desesperados intentos por escapar. "No es la primera vez que pasa. En otra oportunidad fueron sorprendidos los conejos dentro de sus conejeras. A una granja hay que dedicarle mucho tiempo. Eso es lo que vamos a cambiar desde el primer día", finalizó Ruiz.
PORCINO1.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora