Con el uso de camiones hidrantes y disparos de balas de goma que dejaron varios heridos, efectivos de la Gendarmería desalojaron ayer a trabajadores de la avícola Cresta Roja que protestaban sobre la autopista Riccheri para reclamar el pago de sueldos atrasados y la continuidad de la compañía.
Los empleados de la empresa Rasic Hermanos, dueña de Cresta Roja, intentaron resistir al desalojo de la zona en la que se manifestaron durante los últimos cinco días, para encontrar respuestas a la gravísima crisis de la avícola.
Los efectivos de la Gendarmería reprimieron a los manifestantes con balas de goma, gases lacrimógenos y carros hidrantes mientras los trabajadores respondieron con palos, piedras y golpes de puño.
Entre los heridos, la mayoría por balazos de goma, se podía observar a un hombre con nueve impactos en la espalda y otro con un golpe en la cara.
"Si se vuelve a cortar una ruta, vamos a actuar de la misma manera", advirtió la vicepresidenta Gabriela Michetti.
En Casa de Gobierno, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, atacó a los operarios por haber "violentado la determinación" que dio un juez de que se liberaran carriles de la autopista, por lo que remarcó que "la Gendarmería cumplió con el mandato" del magistrado.
El secretario de Seguridad, Eugenio Burzaco, dijo que el Gobierno buscará "terminar con los cortes totales" de rutas, autopistas y avenidas en el protocolo que están elaborando, y afirmó que "la ley está para cumplirse". Los violentos incidentes se iniciaron a las 14.15 cuando los manifestantes intentaron, al igual que el día anterior, volver a realizar un corte parcial sobre la autopista Riccheri, en la intersección con la arteria que une a la localidades bonaerenses de Ezeiza y Cañuelas, a metros del aeropuerto internacional. En apoyo de los trabajadores concurrieron al lugar la exdiputada Vilma Ripoll, el dirigente nacional de la Izquierda Christian Castillo y el metrodelegado de la Línea B de subtes y dirigente del PTS, Claudio Dellecarbonara. Durante la mañana, poco antes de las 9, los trabajadores fueron desalojados de la autopista que une al sudoeste del Gran Buenos Aires con la Capital Federal. Cristian Villalba, uno de los delegados gremiales de la avícola Rasic Hermanos (comercializadora de Cresta Roja), denunció la presencia de "infiltrados" en la manifestación.
"Nosotros no provocamos incidentes, no estamos acostumbrados a esto. Nosotros solo queremos defender los puestos de trabajo", afirmó el dirigente.

"El Estado debe regular"
Es una decisión tomada: los cortes de calle, avenidas, rutas o autopistas serán desalojados con las fuerzas de seguridad. Mientras el nuevo gabinete desarrolla un protocolo para tratar con protestas sociales, se despejarán los piquetes para garantizar el derecho a la libre circulación, según confirmó la vicepresidenta Gabriela Michetti.
"Si vuelven a cortar una ruta, vamos a actuar de la misma manera", afirmó Michetti, "desde el Estado vamos a recuperar el rol de regular entre el derecho a protestar y el derecho a circular porque es el único que puede hacerlo. El Estado tiene que poner orden en este punto".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora