El saliente intendente de General Mosconi, Julián Albarracín, aseguró que después de cuatro años de gestión deja el siempre difícil municipio de General Mosconi en manos del septuagenario renovador Isidro Ruarte "en muchas mejores condiciones de que el mismo Ruarte nos lo dejó en el 2011".
Por su parte, el intendente electo, Isidro Ruarte, había opinado exactamente lo contrario hace una semana, en diálogo con El Tribuno. "General Mosconi es un municipio que tocó fondo, inviable actualmente", había declarado.
El mandatario municipal saliente no se quedó en el molde. "Isidro ingresará con los sueldos pagados, con 60 millones invertidos en obras, sin deudas con los proveedores y con $1.500.000 en caja. La Municipalidad no le debe un centavo a nadie y de ahora en más todo lo que se haga será exclusiva responsabilidad de la nueva administración", remarcó Albarracín.
Sin embargo, los datos que se conocieron días atrás con el informe de la Auditoría General de la Provincia no parecen reflejar la supuesta bonanza económica de la que habla el intendente saliente. De hecho, si la caja municipal quedara efectivamente con $1.500.000, ese monto no sería suficiente para afrontar el pago de sueldos. Ya que según la Auditoría el 31/05/2015 se necesitaron más de $2.500.000 para pagar los salarios municipales. Solo en el ítem "personal permanente" se pagaron $2.268.449.
Albarracín, quién perdió las elecciones en agosto pasado, sostuvo: "El municipio en cuatro año tuvo obras por 60 millones de pesos que llegaron del Fondo de Reparación Histórica. Tenemos un hospital y una escuela nuevos; redes de gas domiciliario para 5 barrios de Mosconi y para Coronel Cornejo, que es un anhelo de décadas de esa comunidad. Hicimos pavimentos, cordones cunetas, redes de agua y cloacas como nunca se había visto en Mosconi. Por supuesto que falta mucho por hacer, pero ahora la responsabilidad de concretar lo que se prometió en la campaña será de Isidro Ruarte y de su equipo".
Hay que destacar, que la Auditoría señala en su informe sobre las obras públicas que "no consta detalles de obras y trabajos públicos finalizados y en ejecución, conforme lo requerido". Sobre la ayuda social se consigna que el municipio, al 31/05/2015 no presentó ninguna rendición de cuentas por los llamados planes de "descentralización provincial"m tales como: Tarjeta Social, Celíacos, Nutrivida, Pan Casero y Garrafa Social.
Problemas de traspaso
"Durante varias semanas esperamos que la nueva administración se acerque a conversar con nosotros para explicarle el estado de las cuentas municipales, pero como no se aparecían los tuve que llamar por los medios de comunicación. Terminamos con toda la documentación lista para entregar el día 8 para que nadie tenga ni siquiera que pensar que la nueva administración no sabe donde está parada. Cuando asumí en el año 2011 tuve que hacer frente a una deuda que había dejado Ruarte de 6 millones de pesos, embargos y cheques voladores. Ahora, la situación es totalmente diferente y no hay excusas, ni podrán cargar las tintas sobre mi administración. Para pagar el aguinaldo solo tiene que esperar que las empresas petroleras que tributan en Mosconi abonen las tasas que les corresponde y con eso alcanza y sobra para esa obligación", manifestó Albarracín.
El saliente intendente precisó que se dedicará a su profesión de médico, trabajando tanto en el sector privado como en salud pública. "Quiero colaborar con el director del hospital de Mosconi para equipar tanto las salitas como el mismo hospital y como vecino de Mosconi con total sinceridad le deseo lo mejor a Isidro Ruarte y a todos los funcionarios", cerró Albarracín.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia