*

Gerardo Morales: "No voy a dialogar con Milagro Sala"
El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, afirmó ayer que no se sentará "a dialogar" con la dirigente social y diputada del Parlasur,Milagro Sala, y aseguró que el acampe que había instalado la Tupac Amaru frente a la Casa de Gobierno provincial "fue un intento de golpe institucional", ya que consideró que lo "quisieron voltear" para "mantener sus negocios".
"Acá me quisieron voltear. Lo que fracasó fue un intento de golpe institucional. Hubo sedición. Estos 50 días (de acampe) fueron para derrocar al gobierno. Querían voltear al gobierno y mantener sus negocios", sostuvo el referente radical.
Asimismo, el ex jefe del bloque de la UCR en el Senado acusó a la agrupación kirchnerista Tupac Amaru y a su líder, Milagro Sala, de "presionar a todos: a intendentes, a cooperativas, a la gente".
"Nosotros queremos terminar con un clima de violencia que agobia. Milagro es la jefa de una asociación ilícita, de una organización social que fue mutando en una organización mafiosa", denunció Morales en una entrevista.
En ese sentido, el gobernador jujeño subrayó: "Yo no voy a parar. Voy a fondo con esto".
Sin embargo, el mandatario explicó que más allá de la situación de la líder de la organización Tupac Amaru, desde el gobierno están trabajando con "todas las cooperativas, incluso de la Tupac" y detalló: "Vamos a hacer un convenio con el subsistema de salud que armaron. También con las cooperativas textiles".
Tres semanas de arresto
La diputada del Parlasur se encuentra detenida desde el 16 de enero por la presunta comisión de los delitos de asociación ilícita, defraudación al Estado y extorsión, aunque en un principio había sido acusada por instigación al delito y tumulto.
En repudio por la detención de Sala organizaciones sociales del kirchnerismo llevan adelante un acampe en la Plaza de Mayo que, según ratificaron esta semana tras reunirse con el Gobierno, se mantendrá hasta que recupere la libertad la ex legisladora provincial.

Piden al Papa por la libertad de la piquetera
Más de 1.700 referentes sociales, políticos y cristianos firmaron una carta dirigida al papa Francisco para solicitar por la liberación de la dirigente y diputada del Parlasur, Milagro Sala.
El texto fue recibido por el nuncio apostólico en el país, monseñor Emil Paul Tscherring, quien se comprometió a enviar la misiva al Vaticano. "Solicitamos su intervención para que Milagro obtenga sus derechos y libertades. Somos militantes políticos y sociales que vemos, con gran preocupación, este entorpecimiento a las libertades que violan los derechos humanos", sostuvieron.
El viernes Amnistía Internacional y organismos de derechos humanos también habían llevado el caso de la detención de la líder de la Tupac Amaru, ante la ONU, donde realizaron una presentación para pedir que se convoque al grupo de trabajo sobre la detención arbitraria.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...