Fue una jornada especial, llena de solidaridad, emoción y alegría en el hogar de ancianos Santa Ana, de Villa Mitre. El día previo a la Nochebuena, los adultos mayores recibieron gestos de amor de vecinos, aplaudieron el espectáculo de un pesebre viviente y se deleitaron con un ballet folclórico,
Camila Angulo, una joven de 24 años, impulsó esta movida solidaria. Ella convocó a ciudadanos a través de un programa de radio para llevar donaciones. El viernes llegó al lugar con bolsas que contenían budines, turrones, garrapiñadas y otros productos navideños. Les entregó a cada uno de los 23 abuelos, ocho mujeres y 15 varones.
En la colecta reunieron una caja de pollo, pañales, leche, otras mercaderías y ropa. "Fue un sacerdote a celebrar la misa de Navidad y bendijo los rosarios de cada abuelito", relató Camila. La joven también les obsequio ese presente religioso. "Quería que tengan algo espiritual", agregó.
Los abuelos se sentaron debajo de una de las galerías. Desde allí siguieron la misa y las presentaciones que se dieron esa calidad tarde.
"Es la primera vez que hago esta actividad", expresó la joven que estudia Derecho y vive en el barrio Parque General Belgrano. "Un año fui con mi mamá y sus alumnos al hogar y todo quedó muy marcado en mi corazón", recordó.
Las autoridades del hogar también colaboraron con las actividades.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Álvaro Figueroa
Álvaro Figueroa · Hace 29 días

FELICITACIONES, a esta chica que comprendió que la verdadera Navidad no pasa por las jugueterías ni por las indigestiones.


Se está leyendo ahora