*

Gimnasia y Tiro pide regalo de reyes anticipado
Gimnasia y Tiro cierra el año 2016 con momentos de satisfacción en las retinas, desde lo deportivo y lo institucional, pero también con algunos tropiezos; aunque, sin dudas, el saldo final del balance arroja resultados positivos.
El albo le pone fin al año con una base de plantel que comenzó a encontrar su identidad de la mano del ahora ex entrenador José María Bianco. Con la certeza de un nuevo técnico y con el perfil indicado para relevar al saliente estratega (el flamante técnico Duilio Botella). Con obras de infraestructura en los predios y en la sede central y con una "chapa" de candidato para el nonagonal que caprichosamente le endilgaron los otros competidores para quitarse la presión, pero también para reconocer a uno de los dos mejores equipos de la categoría durante la fase regular del torneo Federal A. Y también con la certeza de contar con un nuevo delantero (el mendocino Agustín Sanfilippo), como para compensar la baja por la salida de Luis Silba.
Sin embargo, lo que le falta al millonario en este receso y que tiene intranquilos a la CD y al nuevo cuerpo técnico, es aquel bendito marcador central por el que no descansarán en las fiestas, ya que restan cuatro días para el inicio de la pretemporada y Botella pretende tener a todos sus componentes trabajando desde el día 1.
La última línea del albo supo ser el "talón de aquiles" de un equipo con escasas fisuras en el medio y en el ataque durante la era Bianco y por ahora no aparece ese defensor de jerarquía tan buscado en un mercado árido en la materia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...