El presidente Mauricio Macri anunció ayer en la Casa Rosada la puesta en marcha de un "acuerdo de estabilidad laboral", que implica un compromiso por parte de empresarios para mantener e incluso incrementar las plantillas de trabajadores de sus compañías en los próximos 90 días.
"Todos tenemos que poner el hombro para poner a este país en marcha", sostuvo Macri durante un acto al que asistieron decenas de hombres de negocios y líderes sindicales, entre ellos, representantes de la CGT Azopardo, que lidera el dirigente Hugo Moyano.
En el Salón Blanco de la Casa Rosada, el Presidente enfatizó que "este encuentro tiene por objetivo defender el trabajo argentino", y dijo que espera que en los próximos días más empresarios se sumen al acuerdo, ya que el objetivo de su Gobierno no es únicamente conservar el empleo, sino "crear millones de puestos de trabajo para todos los argentinos".
El acuerdo llega en momentos en que el proyecto de ley que contempla la prohibición de despidos por seis meses, espoleado por la oposición, avanza hacia su aprobación en la Cámara de Diputados.
A partir de esta movida, el Gobierno intenta retomar la iniciativa y mandar una señal política hacia sectores de la oposición. En esa línea, Macri también cuestionó a dirigentes de la oposición que, según su visión, se reúnen "para crear trabas e impedir el desarrollo de la Argentina".
"Es la viveza criolla mal entendida, eso no es buena política, es bastardear la política", enfatizó el jefe de Estado, al cuestionar el proyecto que debate el Congreso para prohibir los despidos por seis meses y establecer la doble indemnización.
A propósito, manifestó su vocación por "dialogar todos los sectores sobre una mesa con el objetivo de lograr soluciones concretas para crear instrumentos para que Argentina pueda crecer".
"Que el crecimiento sea un valor compartido no para crear trabas e impedir el desarrollo. Esa es la viveza criolla mal entendida, eso no es buena política es bastardear la política", completó.
Apoyo para pymes
El Gobierno anunciará hoy un paquete de medidas tendiente a "aliviar la situación financiera por la que transitan numerosas pequeñas y medianas empresas en la Argentina". Así lo aseguró el ministro de Producción, Francisco Cabrera, que anticipó que se trata de soluciones trasversales "respecto de las pymes", y agregó que "después van a venir las soluciones sectoriales".
Cabrera dijo que el Gobierno que lidera Mauricio Macri quiere distinguirse por ser la administración nacional que impulsó en el país el desarrollo de las pymes.
"No hay una destrucción neta de empleo, sí una reducción de empleo en el sector de la construcción específicamente, (pero) tenemos proyectos para reactivar este sector", insistió el funcionario.
La postura de los gremios
Parte del arco sindical también fue invitado a la Casa Rosada, con el objetivo de hacerlos partícipes del pacto.
Las tres CGT, estuvieron presentes, pero no así las dos CTA, que denunciaron no haber sido invitadas. A pesar del compromiso firmado por los empresarios, los gremialistas seguirían apoyando la sanción de la ley antidespidos que se votaría mañana en Diputados.
El dirigente de la CGT Azopardo y titular del Sindicato de Personal de Dragado y Balizamiento (Dragybal), Juan Carlos Schmid, aseguró que, más allá del acuerdo, el movimiento obrero "no se bajará de la exigencia de pronta sanción de la ley antidespidos por parte del Congreso".
Sergio Massa FRENTE RENOVADOR "Es un signo de madurez del Gobierno reconocer el problema del empleo".
La CTA fue aún más contundentes. "En la CTA y creemos que en la CGT también, no van a confiar que quienes cuiden el empleo sean los empresarios y tampoco el Gobierno que comenzó su mandato despidiendo gente. La garantía es que las unidades sindicales sigamos en el camino de la unidad acción", destacó el referente de central de trabajadores, Pablo Micheli, quien agregó que tanto los empresarios como el Gobierno han sido los actores que "más gente echaron en los últimos cinco meses", y advirtió: "Si no sale la ley, vamos camino a un paro".
Hugo Yasky, por su parte, aseguró: "El acuerdo es una truchada: queremos una ley que garantice que no haya despidos".

El texto del acuerdo
Ante el momento de cambio positivo que está viviendo la Argentina y de transición económica que genera dificultades de corto plazo a los argentinos, nosotros como empresarios, desde nuestro rol de generadores de empleo y producción, queremos comprometernos a:
1- No reducir nuestros planteles de empleados durante al menos los próximos 90 días.
2- Generar planes de inversión para promover más puestos de trabajo.
3- Trabajar junto al Gobierno nacional y a los sindicatos en una agenda de desarrollo y de mejora de calidad de empleo en el país, sector por sector.
Creemos que las medidas que está tomando el Gobierno nacional son las adecuadas para alentar la creación de nuevos puestos de trabajo.
Por el contrario, consideramos que la propuesta de ley de antidespidos que tiene media sanción en el Congreso introduce un cepo al trabajo que dificulta las nuevas inversiones y generará el efecto contrario al que dicen buscar.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora