"Dónde están los derechos del niño si la Justicia concede la guarda a quienes no tienen la capacidad ni calidad de vida como para educar a un pequeño de seis años", dijo la abuela Carmen Morales, quien aseguró a este medio que tras soportar paliza tras paliza que le propinaba su propia hija, a quien le había quitado la guarda de su nieto, decidió en diciembre restituirselo.
No pude soportar el acoso, las persecuciones y las escandalosas prácticas violentas de mi hija N.F.G. Tampoco sus adicciones, su promiscuidad y su mal ejemplo, todo eso me cansó, finalmente.
En el centro de la ciudad todo el mundo me conoce, sabe que trabajo a destajo hasta la madrugada, que en mi negocio de músicas y películas siempre hay de todo y todo eso para que a ese niño no le falte nada, pero no pude con la presión de mi propia hija", dijo amargada la abuela.
Luego hizo un pormenorizado resumen de la violencia sufrida, sobre todo en los últimos meses del año, cuando la denunció no menos de diez veces por distintas agresiones físicas.
Luego la abuela dijo: "Mientras el niño estuvo bajo mi tutela lo hice terminar el jardín de infantes, lo llevé a los médicos para que saliera de los niveles de desnutrición que padecía desde bebé y que le hizo incluso perder todos sus dientes. El chico estaba feliz conmigo, pero debía entregárselo a su madre".
Carmen aseguró que para obtener la guarda le solicitaron de todo, desde un ingreso mínimo hasta un ambiental de la casa y el dormitorio a solas que debía tener su nieto. Cuando la Justicia le devolvió la guarda a su hija, "lo llevó a vivir en una pieza, donde duermen cuatro mayores, en un lugar deplorable y sin sanitarios, porque el existente es compartido por otros habitantes", denunció.
"Allí mi nieto estuvo desde el 18 de diciembre, y el 27 el abuelo paterno se lo quitó con engaños al ver que el niño había perdido ya casi seis kilos y se hallaba piel y huesos, además del constante maltrato psicológico que recibía a diario. Por esos días la policía sostuvo que ella tenía la guarda (por la hija) y que nada se podía hacer".
Carmen sostuvo que ayer denunció una vez más en la comisaría 1 a su hija, solicitando de manera urgente a la Justicia la restitución de la guarda por la incapacidad que posee su hija adicta para criar a su nieto en condiciones normales.

20 denuncias por violencia
La abuela aseguró que durante los últimos meses se vio obligada a denunciar a su propia hija por violencia de todo tipo.
"Desgraciadamente el flagelo de la droga tiene esta otra cara, la de la familia del adicto, que padece mucho más que aquel que consume este veneno que se expende en cualquier esquina de Salta. Así es, donde usted vaya hay una boca de expendio y eso tiene un culpable que siempre está en el anonimato".
Los papeles no dicen nada
Desgraciadamente no tuve el valor para oponerme a la restitución de la guarda. Pero en diez días vi a ese niño retroceder todo lo que meses me costó levantar.
Está bien, quizá ya haya perdido a mi hija, pero no voy a perder a los dos juntos así tenga que ir a la guerra contra quien sea.
Ese niño tiene derechos fundamentales para no ser convertido en un precoz adicto a las drogas, derecho a ser feliz, a tener quien vele por él durante el día y durante la noche.
Cuando me lo llevaron era evidente el estado de abandono que padeció y eso me lleva a pensar que los papeles al fin no dicen nada.
Esa letra gris no habla del dolor, de las causas del flagelo ni menos de las soluciones", reflexionó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Maria Rosa ORTEGA
Maria Rosa ORTEGA · Hace 10 meses

opino lo mismo la justicia se lava las manos en todo!!!!!!! Los que sufrimos somos los que viendo el accionar de los padres ante sus hijos , actuamos , contestamos lo que preguntan, cumplimos con lo que nos piden etc etc y cuando a ellos se les ocurre los devuelven y luego no se preocupan por ver como siguen esos niños y/ o jovenes

Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 10 meses

La culpa no es del chancho,sino de quién le da de comer(el pueblo que lo votó). Qué pasa con la gente digna,por qué no salimos a la calle?Esta lacra no entiende de diálogo.No hace falta VIOLENCIA,SÓLO PRESENCIA

Paola Galle
Paola Galle · Hace 10 meses

Que el estado haga algo por ese niño antes que sea demasiado tarde. Para existe en Salta un Ministerio de DDHH y uno de Infancia si un niño inocente está desprotegido!!!!

ROSA aybar
ROSA aybar · Hace 10 meses

que justicia de mierda, pero a los jueces que les importa la vida de un niño , lo único que quieren ellos es ganar la plata de arriba vagos inútiles corruptos

marcela alejandra medina
marcela alejandra medina · Hace 10 meses

Lamentablemente esta es la justicia que tenemos en Salta... los jueces no hacen nada, ellos esperan que ocurra una tragedia para actuar... es una pena...


Se está leyendo ahora