El vendedor de tortas santiagueñas Alfredo Farías, quien ayer fue visitado por el presidente Mauricio Macri en su puesto al costado de la ruta, fue agredido por un vecino que lo acusó de "lame traste".
El incidente, que incluyó golpes y amenazas de apuñalamiento, ocurrió este miércoles a las 19.45 en la vereda de la casa de Farías del barrio Acíndar de Rosario, ante la vista de su esposa, quien también habría sido agredida físicamente.
Con gritos, golpes de puño y patadas, el agresor le reprochó su empatía con Macri, a quien Farías le había enviado una carta a la Casa Rosada con un billete de 100 pesos de regalo adentro "para colaborar con la reconstrucción del país".
"Me trató de chorro, ladrón, estafador y de todo lo que se le ocurriera, hasta que era un lame traste del Presidente de la Nación", relató en declaraciones radiales.
Farías, que desde hace 20 años vende tortas asadas y bolas de fraile en la intersección de las rutas provinciales 18 y 25, a 35 kilómetros de Rosario, señaló que el agresor "es un vecino de hace unos cuantos años", y afirmó que presentará una denuncia judicial.
"Esta persona estaba ofendida porque habíamos hablado con el Presidente. Recibimos un insultos. Le dieron vuelta la cámara a los periodistas. Nos atacaron y Mónica, mi mujer, recibió un golpe en el pecho", describió.
Tras aclarar que no tiene "ideas políticas", manifestó: "Esto me indigna porque nosotros somos humildes, laburantes, no nos metemos con nadie. Al contrario, ayudamos a mucha gente. Hemos mandado a chicos a la escuela, les hemos comprado elementos para que se incorporen a la escuela. Cuando me dan donaciones, las reparto. No esperaba esta agresión".
En enero, Macri había mantenido una conversación telefónica con Farías y prometido una charla "cara a cara", que terminó de concretarse este miércoles tras la vista que Macri efectuó por las instalaciones de una planta de General Motors.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...