La lucha contra el dengue, el zika y la chikungunya, enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes aegypti, tiene un solo secreto: la limpieza.
Por ese motivo intendentes, legisladores y gerentes de hospitales, junto a representantes de empresas que operan en el norte de la provincia, se reunirán hoy en el hospital Juan Domingo Perón de la ciudad de Tartagal, para acordar un operativo de descacharrado en todo el departamento San Martín.
"La idea es replicar la experiencia de Tartagal, desde Salvador Mazza hasta Embarcación, la zona más vulnerable a la epidemia de las tres patologías que transmiste este vector y cuyo pico se espera para dentro de un par de semanas", dijo el intendente de Tartagal, Sergio Leavy.
Señaló que si se registran enfermos en cualquiera de las localidades del norte seguramente serán derivados al hospital de Tartagal. "Es mucho más eficiente anticiparse a los hechos y analizar qué elementos tenemos disponibles, como operarios, maquinarias, personal municipal y de salud en todas las localidades", destacó el jefe comunal.
En el sur de Bolivia
Para el gran operativo en el departamento San Martín, se contará con el apoyo del Regimiento 28 de Infantería con asiento en Tartagal, los tres escuadrones de Gendarmería Nacional (Salvador Mazza, Aguaray y Tartagal), personal de los hospitales, fundación Mundo Sano, empresas que operan en la zona y comercios.
Pero, además, se convocó a las autoridades Pocitos, Yacuiba y Villamontes, en el sur de Bolivia, para sumarse al operativo. "A los vecinos del sur de Bolivia les es más fácil venirse al hospital de Tartagal que a Santa Cruz de la Sierra", explicó.
Durante la reunión se dará a conocer el cronograma de limpieza y descacharrado en todas las localidades y comenzaría la próxima semana, dada las previsiones de las áreas de infectología, tanto de Salta como del sur de Bolivia, que coinciden en que en menos de 2 semanas la epidemia alcanzará el pico máximo.
Dengue hemorrágico
El temor en la zona es la forma más grave del dengue, ya que miles de pobladores del norte contrajeron años anteriores la forma benigna, lo que potencia en todos ellos la posibilidad de padecer el dengue hemorrágico.
"Un brote o una epidemia significaría un desborde en el sistema sanitario. Un foco de infección no afecta solo a una familia, sino a todo un sector", dijo Marcelo Abril, director de Programas y Proyectos de la ONG Mundo Sano.
Agregó que en Argentina no hay una vacuna contra el dengue, así que las mejores herramientas son la prevención y la limpieza. "En 2015, en América se registraron más de 2 millones de casos de dengue. Desde 2009, Tartagal tiene un esquema de trabajo permanente todo el año, algo a destacar".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora