Llegó el gran día. Desde hace cinco meses la Fundación Granito de Arena trabaja sin descanso para que los chicos de algunos comedores de la ciudad de Salta y del interior tengan un festejo único en Nochebuena. Si bien la fiesta junto a su familia la celebrarán esta noche, ayer, desde las 18.30, 460 niños de entres 6 y 13 años fueron llegando hasta un salón de fiestas ubicado en la zona sur. Allí, los 25 integrantes de Granito de Arena paraban de trabajar para que todo este listo. Desde las 9 de la mañana se comenzó con la colocación de las mesas, la decoración y el traslado de los ingredientes para el plato principal y los regalos.
Los invitados fueron los pequeños de los comedores de los barrio San José, 17 de Octubre, El Encón y los mejores promedios de las escuelas de barrio Solidaridad. Y aunque no se pudo contar con el servicio de traslado de la Cooperadora Asistencial -ya que estaban de asueto- los chicos de Granito se encargaron de buscar vehículos para que los invitados pudieron llegar.
Para muchos la sorpresa más grande fue saber que tenían un regalito, y además un bolsón con un pan de navidad, un budín, una leche chocolatada, turrón, snack y una gaseosa de tres litros.
"Somos del comedor de barrio San José. Nosotros trajimos 50 chicos y la verdad está todo tan lindo. No sabíamos que tenían regalos y premios. Es la primera vez que venimos a la fiesta de Granito", destacó Elena, una mamá que acompañó a uno de los grupos que estaba instalado en sus mesas esperando la llegada del pollo con papas fritas.
Durante la fiesta también se realizó sorteo de delantales para el inicio del próximo año lectivo, mientras los pequeños disfrutaban del show de Chispita y Sodita y la música.
Ante el número de invitados, Granito no quiso dejar nada al azar, por lo que gestionó que un grupo de seguridad se encargue de controlar el local. "Con los miembros de la Fundación tenemos amigos en común. Ellos nos hablaron para ver si podíamos venir a darles una mano y aceptamos. Somos miembros del Sindicato de Controladores y, como se trata de chicos, no dudamos. La verdad que ver la carita de las chicos cuando entran al salón y ven todo es emocionante", le contó Hugo Soria a El Tribuno.
Mientras las horas pasaban, los miembros de Granito y sus hijos y amigos iban y venían sin parar. Juan Fuentes fue el encargado del horno, acompañado por sus hijas. Miguel Farías corría en el ingreso con la lista de los chicos y los últimos detalles. Ana y Fidel recorrían las mesas con sus trajes de Papá y Mamá Noel.
Las caritas felices llenaron el salón y el Niño Dios llegó antes, solo para estos chicos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...