Sin provisión de agua potable y con la planta azucarera totalmente detenida, la incertidumbre y una tensa calma son las que reinan en El Tabacal.
La interrupción del suministro fue provocada el sábado pasado, por un pequeño grupo del Sindicato de Trabajadores del Azúcar, cuando impidió el ingreso a los empleados del turno de la noche a las instalaciones del ingenio.
Esto implica el incumplimiento y una violación grave del artículo 12 del Convenio Colectivo de Trabajo empresa 653/04, llamado Paz social, que marca el compromiso y acatamiento de ambas partes sobre servicios esenciales, en este caso usina, calderas, planta de agua y departamento eléctrico.
Fue, justamente, la planta de agua lo que se paralizó al no permitir el ingreso de los empleados de esa área. Ello provocó el corte abrupto y crítico del servicio no solamente al ingenio, sino también a la totalidad de la villa en cuyas viviendas residen los propios trabajadores del ingenio.
Con esto, el sindicato decidió una nueva forma de presión a la empresa Tabacal Agroindustria para insistir en sus pretensiones de un aumento salarial del 48% y en rechazo a la implementación del denominado cuarto turno, previsto por ley.
Al cierre de esta edición, los directivos de la compañía analizaban nuevas alternativas y formas de recuperar, sin riesgos, la normal provisión de agua, cuyo corte generó lógicos inconvenientes en las 250 familias que residen en la villa que rodea a la fábrica.
En consecuencia, la gran mayoría prácticamente se autoevacuó del lugar en busca de lugares para permanecer hasta tanto se normalice la situación.
Impedimentos y denuncias
En tres días, la Fiscalía de Pichanal ya tiene dos denuncias penales de la empresa: la primera realizada el viernes por violación de propiedad, cuando los dirigentes sindicales ingresaron por pasos no autorizados y tomaron la planta.
La segunda denuncia se efectivizó por el perjuicio ocasionado a la comunidad de El Tabacal al privarlos de un servicio esencial como es el agua.
La cuestión fue más lejos al mediodía de ayer, cuando por pedido de la empresa se solicitó a los Bomberos Voluntarios de Yrigoyen que provean agua a la comunidad de la villa, pero un grupo de gremialistas interceptó la camioneta de la institución que trasladaba bidones con agua y se los quitó. Esta actitud frustró la alternativa que tenían las familias de suplir el agua corriente con el llenado de tachos, particularmente para la cocina e higiene personal.
En definitiva, y aunque los sindicalistas se retiraron de la planta el mismo viernes (día en que iniciaron la medida de fuerza tres veces postergada), la producción está totalmente parada y todas las expectativas están puestas en lo que resuelva la Justicia y los resultados de la conciliación programada para hoy.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Re KennethU
Re KennethU · Hace 5 meses

Esos noi son gremialistas, son delincuentes. Tendrían que investigarlos, seguramente viven muy por encima de lo que les corresponde por su sueldo.


Se está leyendo ahora