El movimiento en los ámbitos sindicales es cada vez más intenso. Reacomodos, estrategias, acciones y decisiones se suceden día tras día en las organizaciones que, por ahora, no muestran criterios monolíticos, por lo menos en los anuncios.
Por un lado, la flamante conducción de la CGT descartó un paro en el corto plazo e insiste en que buscarán dialogar con el Gobierno. Del otro lado, la CTA de Pablo Micheli y movimientos de izquierda convocan a una Marcha Federal para protestar por la política económico-social del Gobierno nacional. En la misma dirección, los docentes anunciaron que volverán a parar el viernes por la reapertura de paritarias. En paralelo, los productores de frutas del alto Valle del Río Negro y los lecheros de todo el país, decidieron sacar las malarias de sus pagos chicos y trasladarlas hacia adentro de la General Paz.

La CGT, en espera

El jefe de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y secretario adjunto de la nueva CGT, Andrés Rodríguez, señaló ayer que "hay un deterioro de la realidad social y laboral en el país", pero descartó que la central sindical unificada considere llamar a un paro general en el corto plazo.
Rodríguez destacó que la CGT debe elaborar "un plan de acción" cuya estrategia, en primera instancia, sea "ir solucionando los problemas por la vía" de la negociación. "Por lo menos cerca, en el horizonte, como un asunto que se esté analizando realmente como para establecerlo con claridad en fecha precisa, no está", sostuvo el dirigente sindical sobre la posibilidad de que la CGT lleve adelante un paro general.
En diálogo con una radio, Rodríguez se mostró "preocupado" porque el Gobierno "comete muchos errores, marchas y contramarchas, que deterioran el panorama social".
"Estamos viendo que los precios siguen aumentando, hay empresas que están suspendiendo y cortando personal, la ola de importaciones nos preocupa muchísimo, más el tarifazo... son elementos que nos ponen en una sensación de piel bastante delicada", admitió.

CTA, desde el interior

Las dos CTA realizarán una nueva edición de la Marcha Federal, una jornada de protesta que se extenderá entre el miércoles y el viernes e incluirá movilizaciones que partirán desde cinco puntos del interior del país para confluir en la Plaza de Mayo, en rechazo a las políticas económicas y sociales del gobierno de Mauricio Macri.
"La Marcha Federal es contra el ajuste y contra los despidos. Por la puesta en marcha de una agenda social que garantice políticas de defensa del empleo, por la promoción de la pequeña empresa, la recomposición del poder de compra de los asalariados y jubilados y por políticas que garanticen la continuidad de los emprendimientos sociales", sostuvo el jefe de la CTA de los Trabajadores, Hugo Yasky, uno de los principales impulsores. Esta movilización se había realizado anteriormente en 1994, cuando la central disidente se oponía a las medidas económicas de la gestión del presidente Carlos Menem.
En esta oportunidad, participarán los gremios de la CTA como los de docentes de Ctera y Suteba, el de los metrodelegados, el de Actores, y fuerzas de izquierda como el Partido Obrero, además de organizaciones sociales de trabajadores desocupados y estudiantiles.

Lecheros, a la Capital

El vicepresidente de la Asociación de Lecheros, Juan Manuel Otero, planteó ayer que el Estado debe "regular" la actividad lechera ante la crisis del sector y confirmó que se prepara para el 7 de septiembre una protesta similar a la realizada en Plaza de Mayo por los productores frutícolas, para regalar sachets de leche. Otero señaló que se trataría de una acción "simbólica" con el objetivo de "tratar de que la gente entienda" la situación del productor, que actualmente cobra $4 por un litro de leche, inferior a los 5 o 6 que tiene como costo de producción, mientras que en la góndola el consumidor la paga entre 18 y 20 pesos.

Frutas regaladas

También esperan medidas concretas del Gobierno los productores frutícolas de Río Negro que el viernes regalaron frutas en la Plaza de Mayo. Luego fueron recibidos por funcionarios de segunda línea del Ministerio de Agroindustria de la Nación, pese a que ellos habían pedido que el presidente Macri los reciba y reclamar soluciones de fondo para paliar la crisis que atraviesa el sector. "Más de lo mismo", dijeron al término del encuentro al que fueron convocados.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora