El cabello de plata ahora goza de buena prensa y ya no se lo asocia con la vejez ni la decrepitud. Sin embargo, es una tonalidad caprichosa y difícil de lograr.
Según le dijo a El Tribuno el estilista Sebastián Stone (30), esta moda se impuso en julio de 2015 en Japón, donde peluqueros y diseñadores la instalaron entre las adolescentes, pero fue en Nueva York donde el "granny hear" hizo furor y alcanzó las redes sociales.
Incluso en diciembre de este año se espera que todas las jovencitas deseen llevarlo en Argentina. Sebastián indicó que acá en Salta empezó a recibir demanda de chicas a partir de los 13 años y que la clienta de mayor edad que atendió es una mujer de 38 años, quien pidió las puntas grises.
"La moda es algo cíclico. Uno antes decía ¿cómo una chica de 15 años va a tener el pelo envejecido como una mujer grande, si es joven? Pero no las envejece; sino, al contrario, les levanta la imagen y les da una personalidad más rígida o más fuerte", señaló el estilista. Añadió que a las mujeres de más edad también les llama la atención. "Te dicen: '¿Y si me lo dejo gris como se usa ahora?'. Esto tiene que ver con lo natural, con la tendencia de no dañar el pelo y dejarlo ser. A algunas que tienen muchas canas en un diámetro de dos o tres centímetros, una redondela al hacerles el platinado, les dejamos el menchón blanco y también eso les da mucha personalidad", especificó. Sebastián difunde una lista de puntos para meditar antes de optar por someterse a un tratamiento que no se recomienda para todos los cabellos. El procedimiento es imposible si el cabello está permanentado, teñido de negro, con henna o fue tratado con tinturas comerciales.
Primero: el pelo debe ser virgen o si está teñido debe encontrarse en un rubio medio. Esto es primordial porque va a recibir tres decoloraciones con agua de 20 volúmenes.
"La preparación a punto tiene un secreto para que tome una temperatura alta y pueda llegar a tonos bastante claros. Se barre el color por completo y se deja el esqueleto, sin pigmento. El pelo lo sufre, por eso es primordial que sea virgen", detalló. Luego aclaró que el color no es permanente. "Esto no tiñe, sino que pinta las cutículas, invadiendo de una forma superficial esos lugares de cabello donde no hay color. Le va a aportar pigmentos azules y negros en muy baja cantidad para que genere ese gris en diferentes gamas", explicó. Dijo que entre la paleta de grises él prefiere el plomo, por su durabilidad y porque llega a una estadía en un tono lindo y bastante claro.
También se refirió a una confusión generalizada de que existe una tintura gris, cuando en realidad con el tratamiento se provoca un efecto refractario. Las cutículas que rodean el cabello son transparentes y semejan escamas que hacen que se vea aumentado el color dentro del cuerpo del cabello. Entonces el pigmento pinta esos espejos para crear la ilusión de que están grisáceos.
"Para teñir usamos oxidantes y hacemos que estas cutículas se abran. Aplicamos la tintura con agua de 10 volúmenes y un poco de agua común para que circule por los cabellos y los tiña. En cambio este producto no tiene agua oxidante, sino que va a darle un brillo grisáceo a todo el cabello. No va a quedar permanente, sino que la luz y los lavados lo van a ir desvaneciendo. Es una fantasía porque todavía no se ha creado una tintura fija que se llame tono tanto y permanezca fija un mes y vaya quedando gris", deslindó. El segundo ineludible es que la clienta debe invertir dinero si quiere llevar este look, y el tercero que requiere más citas con el estilista y además usar productos profesionales para cuidar la fibra capilar posteriormente. Sebastián indicó que con un buen cuidado el color solo dura de cuatro a cinco días, siempre que el cabello se lave con un champú con pigmentos violáceos y neutralizantes de los dorados, que hace que se retenga la pintura. Para este resultado además hay tratamientos con pigmentos desamarilladores con semillas de lino y filtros ultravioletas. "La mayoría que decide hacerse este nuevo tono sabe que tiene que retocarlo. Es bastante caro, pero quien quiere llevar esta decoración novedosa lo va a saber entender", opinó Sebastián. También es un reto a la paciencia permanecer de 4 a 5 horas en el salón de belleza (entre decoloración y tiempo de secado) y luego requiere depósitos de color cada una o dos semanas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora