Cuando Guillermo Moreno, arremetió violentamente -a su estilo-, contra el sorprendido economista Martín Tetaz, en el programa Zona I, conducido por la periodista Silvia Fernández Barrio, la imagen de la pelea entre el periodista Mauro Viale y el empresario agroindustrial Alberto Samid, ocurrida hace 14 años, aterrizó sorpresivamente por los pasillos del canal. Claro que no es lo mismo, una pelea entre pesos pesados y una preliminar con uno de los protagonistas, que ya tiene problemas en el pesaje previo.
Moreno es una versión moderna de "Titanes en el ring", aunque el "Hombre de hielo", "La Momia" y el "Caballero rojo" de la troupe de Martín Karadagian eran más recatados.
Martín Tetaz, es un economista moderado, vinculado con la economía social. Curiosamente tiene un sitio que se denomina: "Economía y Comportamiento", un apéndice que seguramente no figura en la biblioteca de Guillermo Moreno.
Sin embargo, en el momento que Moreno (hasta el momento con dos peleas sin decisión en el año, una de ellas contra el periodista Eduardo Feinmann), arremetió contra Martín Tetaz, en ese instante el termómetro del rating hizo "pum" para arriba, por más que las otras panelistas intentaron calmarlo. Basta recordar que la pelea entre Viale y Samid, registró récord de audiencia y se convirtió en uno de los momentos más memorables de los televisión argentina. Claro que eran otros tiempos. Otros códigos amparaban a las figuras mediáticas de aquel entonces, verdaderos pioneros del periodismo bizarro, capaces de mostrar el lado oculto de los protagonistas sin tapujos.
Luego de ver las sistemáticas actitudes violentas de Guillermo Moreno, queda algo para decir: es mentira que alguna vez dibujó los indicadores del Indec, tampoco se puede asegurar que una vez negoció con un arma sobre su escritorio, ni tampoco que llegó con guantes de boxeo a una acción conciliatoria. Son calumnias cuando lo acusan de patoterismo, malos tratos y acciones provocadoras. La única verdad es que estuvo doce años bajo el amparo del poder, mientras los argentinos los veíamos como una figura, que se envalentonaba con el canto de la militancia.
Dónde habrá estado Guillermo Moreno cuando el General Perón en mayo de 1974 echaba a los violentos de la plaza de Mayo. "Estúpidos que gritan", "imberbes", "infiltrados" los calificó. Guillermo Moreno tenía 19 años y ya soñaba con el gobierno popular.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora