Con la presentación del Plan Maestro para el desarrollo turístico de los Esteros del Iberá, realizado en Corrientes, el Gobierno nacional apuesta a consolidar el litoral como un corredor turístico de envergadura a nivel sudamericano.
El Tribuno asistió a la firma del convenio entre el Gobierno nacional, la provincia de Corrientes y diversas entidades de financiamiento -entre las que se cuentan el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco de Corrientes- que tuvo lugar en la casa de Gobierno de esa provincia mesopotámica el viernes.
Tras el acuerdo, el ministro de Turismo de la Nación, Gustavo Santos, dialogó con El Tribuno acerca de las perspectivas para esta actividad no solo en el Iberá sino en Salta y en el norte del país.

Tras el impulso que se le va a dar a la zona del litoral mesopotámico con los Esteros, ¿se tiene pensado algún proyecto para potenciar el turismo en el noroeste argentino?
Lo del Iberá no es un hecho aislado, el desarrollo del Iberá tiene que ver con el desarrollo de todo un complejo ecoturístico en el litoral argentino, que incluirá además del Iberá, a Iguazú en Misiones, el impenetrable de Chaco y los bañados de la Estrella en Formosa. Y que se van a convertir en el complejo ecoturístico más importante de Sudamérica.
Pero también todo el norte argentino es parte de nuestra preocupación. Allí estamos trabajando en el concepto Puna, que involucra a Salta, Jujuy, el norte de Chile y el sur de Bolivia. Queremos que la marca Puna se convierta para el norte argentino en lo que ha sido la marca Patagonia para el sur, pensando también en potenciar los parques nacionales de La Rioja y de San Juan, la cadena de los seis miles, que es la segunda cadena montañosa más importante del mundo después de los Himalayas y que involucra a Catamarca, La Rioja y Mendoza.
"Con el nuevo esquema del Tren a las Nubes van a participar poblaciones que antes se veían desde la ventanilla".
Estamos pensando en una serie de acciones que tienen que ver con el norte grande argentino, que tiene menos desarrollo que el resto de la Argentina y que el plan Belgrano ha puesto en foco.
Es un acto de equidad territorial, y si bien hay asimetrías dentro de las provincias del norte, donde por ejemplo Salta es una de las más desarrolladas, somos conscientes de que el norte tiene un nivel de desarrollo por debajo del resto del país y esto hay que compensarlo con una fuerte actividad y el turismo tiene mucho para dar en ese sentido.

¿Para cuándo se verían los primeros efectos concretos?
Algunos son inmediatos o ya están en marcha.
En Salta ya se están viendo, por ejemplo, con el acuerdo que hicimos con el Ministerio de Turismo de la Provincia, Belgrano Cargas y el Ministerio de Turismo de la Nación para reinstalar el último tramo del Tren a las Nubes.
Con esta nueva configuración buscamos generar una acción concreta sobre los pueblos que están en la ruta del tren como Campo Quijano y Alfarcito, entre otros, e intentar generar actividad entre económica en esos lugares. Con el nuevo esquema que armó el Ministerio de Turismo de Salta, se involucra a las poblaciones hasta llegar al lugar desde donde sale el tren. Así se van a generar actividades que involucrarán artesanía y gastronomía, por ejemplo, con el propósito de que el turista genere un impacto en esas poblaciones.

¿Se podrá volver con el recorrido original del tren?
Sí se podría volver y seguramente eso suceda, pero de todas maneras, este modelo en términos de desarrollo endógeno es superior, porque van a participar poblaciones que antes se veían solo desde la ventanillas del tren.

¿Tiene pensado venir a Salta para el trayecto inaugural de esta temporada, el 9 de julio?
Ese día todo el Gabinete va a estar en Tucumán, por los festejos de la Independencia, pero intentaré ir al día siguiente. Si no muy pronto estaremos por el norte de nuevo, ya que muy pronto vamos a empezar a trabajar con este proyecto de la marca Puna, que consideramos es tan importante para vender al exterior.
¿Se tiene pensado ampliar la conectividad aérea del norte?
Sí y un ejemplo de eso es la conexión Salta-Lima que se acaba de poner en marcha. Es muy importante y es algo en lo que veníamos trabajando hace tiempo con el ministro de Turismo de Salta, (Mariano) Ovejero.
"El vuelo Salta Lima nos sirve para captar turismo desde los países andinos y también para el turismo europeo".
Perú va a ser uno de los destinos de América que más va a crecer el próximo año, dicen que va a estar por arriba del 3 por ciento anual, con lo cual es un mercado que podemos atacar desde Salta, pero también nos sirve de manera estratégica para aquellos turistas que ingresando desde Argentina quieren llegar a Machu Picchu y que van a tener la posibilidad de hacer, por ejemplo, Buenos Aires-Salta-Lima, o eventualmente Buenos Aires-Córdoba - Salta - Lima o incluso Buenos Aires-Mendoza-Salta-Lima, por lo que no solo nos sirve para captar turismo desde los países andinos hacia la Argentina sino también para el turismo europeo que busca un circuito por varios países de Latinoamérica.
Usted mencionó que se buscaría conectar los Esteros con el NOA, en ese sentido, ¿hay algún plazo para conectar con un vuelo directo Salta con Corrientes?
No, no tenemos plazo en eso, pero lo que si existe es una meta proyectada desde el Gobierno que es duplicar el cabotaje en Argentina. Eso sin duda va a significar multiplicar la actividad turística del país y la conexión entre destinos y en ese contexto, más temprano que tarde van a aparecer las conexiones transversales que conecten el este con el oeste del país sin tener que pasar por Buenos Aires.

¿Qué opina de la llegada de las aerolíneas de bajo costo? ¿Se está estudiando? Ya hubo algunas críticas...
En la Argentina el crecimiento del vuelo aerocomercial de cabotaje es una oportunidad para todos. Primero para las consolidadas, como Aerolíneas y Lan y después para otros segmentos. En el mundo conviven las grandes empresas con las low cost y apuntan a públicos diferentes.
Más gente tiene que tener acceso a volar. Se trata de ampliar la base de clientes y no de ver cómo se divide un mercado chiquito
¿Hay conversaciones con algunas empresas?
Hay un interés concreto de Avianca, haciendo vuelos de cabotaje dentro del país y hubo también contactos con RyanAir (una de las más importantes líneas low cost europeas), pero esto todavía no está definido.
¿Cuál es su opinión sobre los feriados, qué perspectivas habrá para el año que viene en la cantidad de días feriados? ¿Van a ser más o menos?
Van a ser los que caigan en el calendario, los que se programen desde el Ministerio del Interior.
Entendemos que los feriados, no solo los largos, porque en algunos casos mucha gente sale en los feriados cortos, sobre todo a los destinos próximos, vienen a adecuar la oferta a la demanda del turista contemporáneo que sale por pocos días pero varias veces al año.
"El turismo nacional viene cayendo desde 2014, pero esperamos revertir la tendencia a fines de 2016".
¿Para cuándo se podría esperar un repunte en la actividad turística?
Hubo una caída que no fue pequeña, pero tampoco es de ahora.
El turismo nacional viene cayendo 4,7% en el 2014, 5,6% en el 2015 y en el primer trimestre de este año, lleva unos 15 o 16 puntos de caída, con un gran impacto de enero que tuvo 20 puntos menos de actividad.
Los números hay que transparentarlos. Enero fue complicado, sobre todo con el dólar que estaba antes de que se saliera del cepo a 9 pesos, la posibilidad de pagar en cuotas sin interés y Brasil devaluando un 50%, lo que generó un cóctel mortal para el turismo nacional, prácticamente le dijimos a los argentinos "vayanse" y dos millones de argentinos se fueron a vacacionar a países exterior.
Pero esto no es normal, va a tender a estabilizarse. El hecho de que exista un dólar flotante es una medida importante.
El mercado interno se va a ir recuperando, lo mismo el mercado internacional, que también viene en caída desde el 2011 a la fecha en forma ininterrumpida. El gran desafío es revertir esta curva declinante. Este primer trimestre hemos estado tres puntos debajo del receptivo con respecto al mismo período del año pasado pero estamos empezando a revertir la media de declinación y ojalá esto se convierta en una tendencia y comencemos a equilibrar primero y poder crecer nuevamente a fines de este año o principios del 2017.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora