En cuanto a las preferencias tanto de los niños como de los adultos, el nutricionista Alberto Arribas destacó que desde el embarazo la madre va introduciendo las preferencias por los alimentos. "El gusto por lo salado o lo dulce se traslada al bebé a través de la placenta, lo mismo que a través de la lactancia", explicó el profesional.
Con respecto al uso de sal y azúcar en los alimentos, tanto el nutricionista como el pediatra destacaron que lo ideal es servir los alimentos sin agregados. "Es importante no alterar el sabor de los alimentos, y además hay que destacar que los argentinos consumen el doble de la media mundial de sal. Lo que nos indica que ya comemos salado", agregaron.
Giannotti destacó que los primeros alimentos deben darse desde los 6 meses. "Claro que no se debe ser tan tajante. Puede ser a los 5 meses y medio o a los 6 y medio. Todo tiene que ver con la forma en que ya se está alimentando al bebé. Si el niño ya toma leche de fórmula, no le hará ningún daño comenzar con una papilla. Pero es importante incorporar las comidas semisólidas por una cuestión nutricional", destacó.
Arribas trató también de romper con algunos esquemas aprendidos sobre el momento de la alimentación. "Fuimos educados con la idea de que, con la comida, no se juega. Y es todo lo contrario. Los bebés deben jugar con la comida. Mamás dejen que sus hijos manipulen la comida, la toquen, la sientan, se enchastren. Eso les permite diferenciar los sabores y sobre todo disfrutar de los alimentos", resumió el profesional.
Las jornadas del jueves cerraron con un taller de cocina a cargo de la chef Juliana López May. Desde su cocina móvil, la chef enseñó a preparar licuados y recomendó las frutas maduras.
"Esas que tirarían, son las mejores para los licuados de los pequeños", aseguró la especialista en cocina para los más pequeños.

Destacan el valor nutricional de las comidas de antaño

Como parte de Nutriacademina, el médico pediatra Adrián Giannotti visitó la ciudad de Salta y tuvo la oportunidad de responder las inquietudes de las mamás salteñas sobre la alimentación de los pequeños menores de 2 años.
En diálogo con El Tribuno, el profesional que practica la pediatría desde hace 20 años, y los últimos 8 años se dedicó específicamente a la nutrición saludable, destacó la carga cultural que conlleva la alimentación.
Giannotti se dedica desde hace varios años a realizar talleres de educación alimenticia para padres en escuelas y jardines. "Hace un par de años también dicto cursos para padres sobre la importancia de la alimentación en los primeros 1.000 días de vida de los bebés. A partir de eso fui convocado por Nutriacademia y me sumé a esta propuesta", explicó el profesional.
Durante su encuentro con este medio Giannotti destacó que en la actualidad ya no se habla de desnutrición sino de malnutrición. "La imagen del niño demasiado flaquito, al que se le veían los huesitos, ya no se ve. O por lo menos no tanto como antes. Sí se registra retraso en el crecimiento o los pequeños con bajo peso que no se desarrollan porque no tienen todas las capacidades para hacerlo, o el otro extremo, que son los chicos obesos", explicó.
Con respecto a esta situaciones, que se pueden presentar en los recién nacidos, Giannotti destacó que muchos chicos tienen problemas alimenticios desde el vientre materno. Sin embargo, afirmó que lo más importante es ver luego los factores externos que influyen en el crecimiento del bebé. "Si ese bebé nace con bajo peso pero es atendido en una buena neonatología y recibe leche materna hasta los 6 meses y sigue con la incorporación de los semisólidos y crece en un entono de amor y calidez, puede alcanzar su máximo potencial", afirmó el pediatra. Al mismo tiempo, destacó que si esa no es la realidad del pequeño, los daños suelen ser irreversibles. "Por lo menos a nivel intelectual y del aprendizaje", analizó.
Las costumbres a la hora de sentarse a compartir los alimentos tienen una gran conexión con los valores culturales, con las tradiciones que se transmiten de generación en generación y con las "recetas de la abuela".
"Si uno mira para atrás, el tema de sobrepeso y obesidad fue en incremento en los últimos 20 años con la incorporación de los locales de comida rápida y la comida snack, con muchas calorías pero sin un valor nutricional", afirmó el pediatra.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora