¿Qué es la apnea del sueño?
La apnea del sueño es el cese del flujo respiratorio durante el sueño. Uno se da cuenta de que presenta apnea del sueño porque tiene variantes clínicas, por ejemplo, son muy importantes los datos que pueda brindar la persona que duerme en la misma habitación, porque el paciente con apnea presenta ronquidos intensos y sobre todo son ronquidos fásicos. Es decir que empieza a roncar despacio y va aumentando la amplitud hasta que deja de roncar y se queda en una apnea, que es el flujo del cese inspiratorio, flujo de aire. Un cese debe durar más de diez segundos para considerarlo apnea. Cuando pasa esto y el paciente comienza a acumular anhídrido o dióxido de carbono en el cerebro, se estimula de nuevo el centro respiratorio y el paciente tiene un súbito despertar; se siente ahogado, con la boca seca y asustado. En ese momento el paciente se despierta y vuelve a dormir y esto puede ocurrir cincuenta, cien veces durante el sueño. Lo que caracteriza a esto es que al otro día el paciente se siente abotagado, con alteración de funciones cognitivas superiores.
¿Quiénes tienen probabilidad elevada de tener apnea?
Son pacientes sobre todo hombres, porque anatómicamente nos diferenciamos de la mujer porque tenemos una faringe más larga, tenemos mayor perímetro de cuello. Se sabe que un perímetro de cuello de más de 63 centímetros tiene un alta probabilidad de presentar apnea del sueño.
¿Tiene que ver con la edad?
Varones después de los 50 años tienen altas probabilidades, esto se agrava en pacientes con alcoholismo y sobrepeso.
Embed
¿Recomendaciones?
Indicación número uno es controlar el peso. Evitar el hábito de tomar alcohol durante la noche, de fumar.
¿Puede darse en jóvenes?
Se puede presentar, sobre todo en los niños, los que tienen adenoides, micrognatia y retrognatia. Micrognatia: los que tienen el maxilar inferior muy pequeño; y retrognatia, además de pequeño, tirado hacia atrás.
¿Existen diferentes tipos?
Básicamente existen dos tipos: la apnea del sueño central y la apnea del sueño obstructiva. La que predomina, por lo general en los pacientes no enfermos del corazón, es la apnea del sueño obstructiva en la que el paradigma de la enfermedad es la colapsabilidad de flujo aéreo, un gran esfuerzo respiratorio. En cambio, en la apnea del sueño central hay normalidad en el flujo respiratorio, pero el cerebro es el que no gatilla el flujo respiratorio y esto se da principalmente en pacientes con insuficiencia cardíaca.
¿Qué tratamientos existen?
Siempre hay que hacer tratamientos de higiene básicos. El otro tratamiento básico es un tratamiento quirúrgico en el que se fija el paladar, se ponen dispositivos para retraer el paladar y la cirugías mandibulares, de corrección, todas las que tienen que ver con el odontólogo y el especialista en otorrinolaringología. Y el tratamiento más complicado es el de una presión positiva continua en la vía aérea, es decir poner un aparato que se llama AutoCPAP que lo comanda el mismo paciente. Lo que hace es mantener presión continua en vía respiratoria y eso mejora los síntomas al otro día. El problema principal de esto es que solo el 30% de los pacientes bien diagnosticados toleran el aparato, porque las máscaras pueden dar síntomas de encierro, dan reflujo, hipo, lastimaduras porque hay que usarlo como mínimo tres horas a la noche. Último recurso: traqueotomía.
¿Puede causar otros síntomas?
Te provoca arritmias, puede provocar muerte súbita, hipertensión, reflujo gastroensofágico, somnolencia diurna y mal estado de humor.
¿Tiene cura?
La recuperación casi nunca es total.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora