El 19 de octubre fue un día dedicado al Cáncer de Mama.
La importancia del cáncer de mama hizo que se estimulen y multipliquen las campañas para combatir a esta enfermedad, para fomentar la toma de conciencia en su prevención. Afecta cada año a 1.000.000 de mujeres en el mundo. Solamente en Argentina hay 18.000 casos nuevos cada año, representando el 17,8% del total de la incidencia del cáncer.
"El cáncer tiene cura por lo que la prevención es fundamental". Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) recuerdan que los conocimientos actuales sobre las causas del cáncer de mama son insuficientes por lo que la detección precoz sigue siendo la piedra angular de la lucha contra esta enfermedad.
Al contrario que otros tipos de tumores, el cáncer de mama no afecta exclusivamente a los ricos, ya que más de la mitad (58%) de las defunciones por esta causa se dan en los países pobres, donde las posibilidades de supervivencia apenas alcanzan un 20%.
Los principales factores de riesgo del cáncer de mama son los antecedentes familiares, algunas mutaciones sobre todo en los genes BRCA1 y BRCA y p53 y las hormonas exógenas entre otros, se estima que el 21% de todas las muertes por cáncer de mama registradas en el mundo son atribuibles al consumo de alcohol, el sobrepeso y la obesidad y la falta de actividad física.
Se deben conseguir actitudes positivas a través de la información y el aprendizaje de signos y síntomas que estimulen la consulta médica para lograr un diagnóstico temprano, esto está en relación directa a las campañas de Salud Pública que lamentablemente la mayoría de las veces están ausentes. En Salta, un 40% de las primeras consultas llegan en estadios avanzados implicando esto métodos de diagnóstico y de tratamiento más complejos y costosos.
Un cáncer diagnosticado en su etapa inicial tiene una tasa de supervivencia del 90% en 20 años. Cuatro de cada diez casos no son detectados en la mamografía especialmente en los estados iniciales y cuando las mamas son densas. Como medidas de prevención primaria, para disminuir el riesgo de aparición del cáncer en mujeres hay consenso en recomendar estilos de vida saludables que incluyan: lactancia materna, dieta pobre en grasas, aumento de la actividad física y evitar el tabaquismo. En prevención secundaria: lo ideal es detectar el tumor en forma precoz. Y la prevención terciaria en las pacientes que padecieron la enfermedad para que no recaigan tras la convalecencias y la recuperación, se imponen los controles regulares con el especialista.
Es importante el trabajo multidisciplinario entre cirujano, oncólogo, radioterapeuta, especialista en cuidados paliativos y la inclusión de la familia para que incida en la calidad de vida de la paciente.
* El autor es jefe de Servicio de Ginecología y Mastología del hospital Dr. Arturo Oñativia

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora